Perspectivas de la producción ovina en Colombia: una mirada a los puntos críticos para el desarrollo del sector.

Mónica Zayné Torres Cruz1,2 M.Sc; Clara Viviana Rua Bustamante3 M.Sc; Henry Alberto Grajales Lombana1,2,4* Ph.D.1Universidad Nacional de Colombia. Grupo de investigación: Gestión Tecnológica e Innovación en Sistemas Pecuarios – SIGETEC.

Investigadores.2Universidad Nacional de Colombia. Centro de investigación, desarrollo tecnológico y extensión ovino – CIDTEO. Cundinamarca, Colombia.3Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria – AGROSAVIA. Centro de Investigaciones Motilonia – Km 5 vía Becerril. 4Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia. Departamento de Producción Animal. Bogotá, Colombia. *Correspondencia: hagrajalesl@unal.edu.co

INTRODUCCIÓN

Las  actuales  circunstancias  económicas  que  muestran  un  crecimiento  del  PIB  por  encima  del 7%, aunado al crecimiento de la población humana, han determinado incrementos reales en la demanda de proteína de origen animal que el país está siendo incapaz de suplir. Las especies que tradicionalmente proporcionan este abastecimiento de proteína animal en Colombia tienen dificultades para garantizar una seguridad alimentaria a mediano y largo plazo, siendo uno de los cuellos de botella el pobre desarrollo de la cadena ovina. La producción de ovinos en Colombia ha estado tradicionalmente vinculada a una “economía de subsistencia”, de tal forma que se concentra en pequeños rebaños, formados básicamente con la incorporación de sangre de tipología “criolla”, que se estima en un 80 a 85 % de la población ovina total; se considera que alrededor de un 10 a 15% son animales mestizos y el otro 5% corresponde  a  los  animales  de  razas  puras  introducidas al país.La academia en el “proceso formativo” y la investigación en la “generación de conocimiento”, así como la escasa definición de políticas gubernamentales, no han atendido y por ende no  han  propiciado  desarrollos  tecnológicos  y  empresariales para los productores ovinos, que en su mayoría manejan sistemas de producción extensivos, sin definición de objetivos, sin control productivo, escasa o nula información, baja productividad y desconocimiento de la calidad de los productos obtenidos, pero que encierran un potencial para el mejoramiento de  sus  capacidades  productivas  y  alcanzar  mayores niveles de competitividad frente a las oportunidades que se presentan en el creciente mercado tanto nacional como internacional para productos derivados en la empresa ovina.En las últimas décadas es notable el reconocimiento que  se  ha  dado  al  potencial  productivo  de  la  especie ovina, con lo cual se han establecido programas de investigación que buscan conocer y entender las aptitudes tanto productivas como reproductivas de los grupos raciales ovinos, encontrándose forzosamente involucrados animales de diferentes tipologías raciales, entre ellas las de tipo criollo, fundamentales por las condiciones de adaptación, fertilidad y prolificidad que se les reconocen, pero que han sido pobremente documentadas. Ello permitiría tener mayores elementos de juicio para organizar programas de manejo y control reproductivo, cruzamiento y estrategias de selección y mejoramiento con grupos raciales foráneos, cuyo objeto es proyectar mayores o mejores niveles de efectividad en términos de productividad y competitividad.En este análisis, es necesario que se reconozca que  las  especies  que  tradicionalmente proporcionan abastecimiento de proteína animal en Colombia tienen dificultades para garantizar el mantenimiento de una seguridad alimentaria a mediano y largo plazo (bovinos, porcinos, aves); en este punto, es importante considerar el aporte de proteína animal que puedan hacer otras especies animales diferentes a las consideradas como tradicionales. No obstante, una dificultad para  considerar  esta  posibilidad  es  la  realidad  sobre el escaso o pobre desarrollo de la cadena ovina en el país: desconocimiento de las características productivas, desconocimiento de los productos que se pueden obtener, incipientes condiciones de mercadeo y comercialización, restricciones  en  el  consumo  por  aspectos  culturales, entre otros aspectos a superar para lograr el posicionamiento de la industria ovina en Colombia.A nivel mundial se conoce que el país que más consume carne ovina y caprina es Mongolia con un promedio de 48.9 kg por persona por año, mientras que Colombia ocupa el puesto 149, con consumos al año de 0.317 kg y un crecimiento durante los años 1990 – 2015 de -0.005 kg por año; mientras que países como el Reino Unido, España, Perú y Estados Unidos han presentado crecimientos de 0.23, 0.10, 1.09 y 0.06 kg por año y consumos de 6.6, 16.7, 2.77 y 1.6 kg por persona al año, respectivamente. En Colombia el  consumo  interno  en  promedio  durante  este  mismo  periodo  de  tiempo  ha  alcanzado  las 12.588 toneladas, con una tendencia al aumento de 51.2 toneladas al año; ante esta situación, Esteban (1991) indica que es necesario determinar el total de las regiones productivas, sus sistemas de producción, composición de la población ovina, para entender la dinámica de la producción de los diferentes departamentos del país.Dentro de una visión de economía globalizada y explorando los mercados naturales de Colombia, según datos de la FAOSTAT 2007,  se encuentra que hay un fenómeno de incremento sostenido de importaciones de carne ovino-caprina por parte de Estados Unidos y de México desde 1990 al 2004, pasando de 20.000 toneladas año a 78.000 toneladas año y de 10.190 a 76.660 toneladas año, respectivamente, lo que implica que  la  demanda  de  producto  importado  en  estos dos países a pasado de un total de 30.190  ton a 154.660 ton año con un crecimiento del 512% en estos 14 años; la mayoría de estas importaciones proviene de Australia y Nueva Zelanda. Este incremento en las importaciones de estos dos países plantea una gran oportunidad para  Colombia  en  la  medida  que  se  pueden  tener algunas “ventajas comparativas”, sobre todo con México, entre otras cosas, por la cercanía, la facilidad del idioma y que el tipo de ovino colombiano de tipología racial Camura es similar al ovino mexicano de raza Pelibuey, lo que favorece las costumbres culinarias de los consumidores mexicanos. Por otro lado, las preferencias arancelarias que se podrían lograr con los Estados Unidos vía TLC podrían favorecer al ovino colombiano en un mercado más exigente pero también alcanzable a más largo plazo. El problema que se tiene para poder concretar estas  expectativas  de  mercado  en  el  mediano  plazo, esta no solo en las barreras comerciales y sanitarias, que bajo los acuerdos internacionales se irán solucionando, sino en el pobre desarrollo empresarial  y  tecnológico  de  los  productores  ovinos que en su mayoría, como ya se indicó, manejan sistemas extensivos sin mucho control, pobre o nula información y por ende baja productividad y desconocida calidad, que a pesar de todo ha logrado hacer algunas exportaciones al mercado de las Antillas, demostrando el gran potencial “natural” que tienen los ovinos por desarrollar, y que es necesario complementar con un apropiado desarrollo en ciencia y tecnología que  permita  construir  un  sector  altamente  competitivo, que llene las expectativas de los mercados nacionales e internacionales, no solo representado en beneficios de impacto social, sino en el aprovechamiento de las “ventajas comparativas” y también “ventajas competitivas”, que  se  expresen  en  términos  de  calidad  de  la carne, costos de producción y regularidad en la oferta, todo esto esquematizado bajo la importancia del recurso genético criollo.

ASPECTOS  REFERENCIALES  DE  LA  PRODUCCIÓN OVINA.

Sistemas  productivos  de  ovinos  en  Colombia. La cría de ovinos requiere de la intervención  apropiada  del  hombre  para  que  las explotaciones mejoren su producción y productividad. La rusticidad y mansedumbre de  estas  especies  no  pueden  aceptarse  como  justificación para implementar manejos inadecuados que conduzcan a la improductividad o a baja productividad; antes, por el contrario, las  virtudes  que  poseen  estas  especies  deben  ser  aprovechadas  creando  condiciones  del  entorno favorables para obtener la máxima expresión de sus potencialidades. En este orden de ideas, la incorporación de tecnologías a los procesos productivos es un elemento clave en el desarrollo de una ovinocultura exitosa y rentable. La aplicación de tecnologías propicia cambios positivos que benefician a los productores con el incremento de sus ingresos y el mejoramiento de su calidad de vida. La producción ovina en zonas de la costa norte, trabajan con un ovino criollo de pelo, que se ha llamado oveja africana o Camuro y se cuenta con grandes rebaños, criando de manera conjunta ovinos  y  caprinos  en  sistemas  de  producción  extensivos, con trashumancia y con un manejo tradicional que podría indicar deficiencias de condiciones sanitarias, reproductivas y genéticas.

El sistema de producción extensivo se caracteriza por utilizar biotipos criollos ó sus cruces con razas mejoradas, ubicado en regiones  de baja aptitud agrícola, zonas montañosas altas en la región andina, y zonas planas áridas de Santander, Cesar y la Guajira, donde el nivel tecnológico utilizado es muy bajo, limitado a las necesidades implantadas por la economía campesina y de algunas comunidades indígenas y en algunos casos  ubicados  en  sistemas  de  explotación  mixtos con bovinos, pero igualmente en sistemas extensivos y extractivos.  En el caso del ovino de lana, la actividad principalmente esta dirigida a la producción de carne para el consumo local y lana para la producción de artesanías y en el caso de los sistemas de producción en trópico bajo se limita a la producción de carne y de pie de cría para otras explotaciones. También se podría diferenciar un sistema de producción semi-extensiva, ligada principalmente a sistemas de explotación mixta con bovinos, en  algunas  regiones  de  la  costa  norte  y  en  los llanos orientales de Colombia, regiones de predominancia ganadera.

En este tipo de explotación, la finalidad es complementar los dos sistemas, utilizando los ovinos como una  alternativa  para  el  control  de  especies  no  deseadas y para utilizar zonas de las granjas que no pueden ser utilizadas por bovinos. Los productos que se generan, son utilizados en la misma finca y ocasionalmente se utilizan para la venta como pie de cría. Los sistemas de producción intensivo, basados en razas mejoradas de reciente introducción,  ubicados  en  zonas  cercanas  a  los  centros  de  consumo    y  que  utilizan  un  nivel  tecnológico  medio alto, con tamaño de explotaciones intermedio, donde la actividad principal está dirigida a la producción de pie de cría y carne,  con  lo  que  se  obtiene  animales  para  aporte  genético y productos procesados para consumo local y para distribución regional, se encuentran principalmente en la zona andina de Colombia. La producción ovina en Colombia ha registrado un  volumen  de  producción  de  carne  en  canal  de aproximadamente de 12.782 toneladas en promedio durante los años 1990 al 2005, valor un poco mayor al del consumo nacional y con una tendencia al crecimiento de 52.3 toneladas al año; sin embargo, es necesario determinar el total de las regiones productivas para entender la dinámica de la producción de los diferentes departamentos del país. Por otra parte, se observa que la producción interna de carnes de pollo y de cerdo no ha aumentado de la misma forma que el consumo, lo que ha aumentado su importación con el ánimo de satisfacer la demanda interna. Consideraciones sobre los grupos raciales en el trópico. La selección natural y la necesidad del hombre han desarrollado razas ovinas adaptadas al medio ambiente tropical. Estos animales pueden convertir alimentos de baja calidad en productos tales como carne, leche y pieles, que son utilizados por los pobladores de las regiones.Las razas ovinas actuales (Ovis aries) parecen ser  descendientes  de  otras  especies  silvestres  que aún existen y que son infértiles con el borrego doméstico. En los trópicos y subtropicos se explotan una gran variedad de razas ovinas de pelo y de lana, las cuales en algunos casos se han clasificado de acuerdo al tipo de cola que poseen (cola grasa, grupa grasa y cola delgada) o de acuerdo al tipo de capa (pelo o lana).En general, en los trópicos húmedos y subhumedos los tipos explotados corresponden a animales con cola delgada y cubierta de pelo; los  tipos  con  cubierta  de  lana  predominan  en  las costas Mediterráneas de los países del Norte de África, el Cercano Oriente y el norte de la india. En los países con climas cálidos, secos o desérticos los animales con cola grasa o grupa grasa tienen ventaja adaptativa sobre los otros tipos. En los climas áridos los animales tiendes a tener extremidades más largas y mayor talla que los de zonas húmedas.Los ovinos criollos en Colombia comparados con los ovinos de otras latitudes han demostrado ser inferiores en productividad, sin embargo, se ha demostrado su buena fertilidad y un crecimiento similar o mejor al de otras razas.

Mejoramiento  genético.  Al  hablar  de  mejoramiento de la productividad se hace referencia generalmente a: – Mas cantidad de producto en un tiempo determinado- Mejor calidad de producto- Un producto diferente adicional al ya producido- Uso de una menor cantidad y/o calidad de insumos. Para  el  desarrollo  de  cualquier  programa  de mejoramiento es necesario establecer claramente el objetivo de la explotación en la que este se va a aplicar. El programa logrado dependerá en buena medida de la claridad con que se defina el objetivo y cuál es su medida. Los objetivos de producción cambian de acuerdo con la localización geográfica de la explotación las razas utilizadas, la disponibilidad de insumos para la producción, etc.  De acuerdo a esto, se debe clarificar el objetivo al utilizar las tipologías raciales criollas, las cuales posiblemente transmitirán caracteres de rusticidad al sistema. El diseño de un programa de mejoramiento animal para llenar uno o más objetivos puede ser complejo y en ocasiones es necesario revisar los  procedimientos  para  poder  continuar  con  la toma de decisiones. En otras palabras, se debe establecer el contexto en el que se piensa trabajar. Teniendo en cuenta lo anterior se podría pensar  en  los  datos  obtenidos  de  estudios  de  caracterización de las variables productivas en ovinos en Colombia, con los cuales se podría pensar en adicionar características deseables a la mejora genética a aplicar (Tabla1).

DEBILIDADES EN LA PRODUCCIÓN OVINA EN COLOMBIA

1. Escasa utilización de programas nutricionales Descripción  del  problema.  El  ovino  es  un  rumiante  cuya  base  de  alimentación  son las pasturas y forrajes que le proveen fundamentalmente fibra y nutrientes para su mantenimiento, diferenciándose de los bovinos y ovinos en materia de hábitos alimenticios, actividad física, requerimientos de agua, selección de alimento, composición de la leche y característica de las carcasas. Las ovejas en estado de lactancia y los ovejos en crecimiento requieren un suministro de pasturas de calidad superior, en particular de leguminosas y alimentos balanceados. Al ser rumiantes, los ovinos necesitan del consumo de altos niveles de fibras para tener un rumen saludable. La cantidad de proteínas también debe ser la adecuada para lograr un correcto desempeño, reproducción y resistencia a enfermedades, de igual  manera  que  una  adecuada  presencia  de  minerales y vitaminas.

Posibles soluciones

• Promover la asociatividad entre los productores ovinos con el fin de facilitar la implantación de recursos forrajeros acordes a su sistema de producción.

• Crear módulos comunitarios de difusión de pasturas y forrajeras adaptadas a las condiciones de ubicación del sistema productivo.

• Realizar ensayos con pasturas para determinar su comportamiento en las diferentes zonas agroecológicas del país.

• Hacer mas eficiente los procesos de conservación de pasturas a través de técnicas como heno, henolaje y ensilaje.

• Formular raciones complementarias de mínimo costo adaptadas a cada región agroecológica.

• Elaborar un manual de buenas prácticas de producción en sistemas ovinos- Impacto esperado.

• Mejorar el uso y manejo de pasturas naturales

• Incrementar la calidad y cantidad de pasturas disponibles

• Incrementar la eficiencia en la alimentación de los rebaños.

• Mejorar los índices reproductivos a partir de un manejo nutricional adecuado.

2. Ejercicio de prácticas poco eficientes Descripción  del  problema.  La  aplicación  de  buenas  prácticas  vinculadas  al  proceso  de  producción  resulta  de  relevancia  a  la  hora  de  obtener carne ovina de calidad. Los  productores  disponen  de  escasa  infraestructura para el desarrollo ganadero (alambrados, corrales para el manejo de parición, potreros para el manejo de hembras paridas, etc.) como consecuencia de la baja rentabilidad y escaso acceso a la financiación. Una deficiente infraestructura impide la correcta gestión de los pastizales naturales, así como la falta de áreas de parición limita la posibilidad de reducir el riesgo asociado a la etapa en cuestión.

Con respecto a la infraestructura de sacrificio y faenamiento, en Europa ya se está implementando la utilización de los mataderos móviles, que se pueden transportar de una región a otra según las necesidades. El matadero móvil puede suplantar al matadero local, permitiendo disminuir el estrés y las heridas que sufren los animales durante su transporte y durante la carga y la descarga.Posibles soluciones.

• Mejorar la capacitación a productores en materia de un manejo eficiente de los sistemas pastoriles  (reconocimiento  y  uso  de  buenas  prácticas ganaderas).

• Crear una base genética para la producción de reproductores, pie de cría.

• Incorporar alambrados, corrales o galpones de parición, potreros de hembras paridas.

• Desarrollar investigaciones sobre la posibilidad de implementar mataderos móvilesImpacto esperado.

• Mejorar los índices de sobreviviencia.

• Mejorar la obtención de carne de calidad.

• Incrementar los índices productivos del sector.

• Reducir la mortandad de cabritos.

• Aumentar los índices reproductivos.

3. Ineficiente control zoosanitarioEn la actualidad, el control sanitario que se realiza es inadecuado, esto presenta un problema dado  que  reduce  la  posibilidad  de  producir  lucrativamente el máximo número de ovejos saludables destinados al mercado de carne o al de animales de reemplazo. El productor debe necesariamente implantar un programa sanitario que resulte efectivo.Los programas de sanidad del rebaño deben ir dirigidos tanto al control como la eliminación de las enfermedades a fin de maximizar la eficiencia de  la  alimentación  y  de  la  reproducción  y  que  permita, al mismo tiempo, el acceso a mercados potencialmente  demandantes  tal  como  el  norteamericano o europeo.Otro problema de gran relevancia en la explotación ovina es el parasitismo. Las enfermedades parasitarias  son  importantes  no  tanto  por  la  mortalidad que producen, sino por las pérdidas en producción que ocasionan. El parasitismo puede ser interno o externo y, teniendo en cuenta el grado de severidad del ataque, puede ser clínico o subclínico.

En general, los parásitos, bien sea de acción gastrointestinal o sobre tracto respiratorio, producen efectos negativos sobre la producción, causando desde disminución en las ganancias de peso, afectación de los parámetros reproductivos y la producción de kilos de carne, hasta la muerte de animales jóvenes. Para ello es necesario que se realicen estudios que contemplen la eliminación de parásitos que impactan  negativamente  en  la  producción  de  carne, disminuyendo su calidad. Actualmente estos parásitos son tratados con químicos, aunque con limitados efectos dados el incremento de resistencia que dichos parásitos presentan.

Lo  anterior  reviste  de  importancia  en  materia  de producción de carne orgánica; en tal sentido posibles soluciones

• Elaborar calendario sanitario básico específico para sistemas de producción.

• Realizar campañas sanitarias de forma conjunta con instituciones encargadas para este fin.

• Promocionar y organizar botiquines sanitarios comunitarios.

• Realizar pruebas de análisis de sangre o de otro tipo para identificar a los animales infectados y poder apartarlos del rebaño.

• Proveer la protección adecuada al rebaño mediante los programas de control de parásitos y vacunación.

• Evaluar la aplicación de diferentes protocolos para controlar los problemas sanitarios: parásitos, infecciones.Impacto esperado.

• Prevenir la mortalidad y disminución de los rebaños.

• Mejorar el rendimiento productivo reproductivo.

• Mejorar el ingreso a nuevos mercados regionales y/o internacionales.

4. Escasas experiencias en el desarrollo de productos para comercializar – Descripción del problema: en el mundo existe una amplia variedad genética ovina. Diferentes tipos de ovejas sobreviven bajo condiciones ambientales adversas, particularmente  en  cuanto  a  la  incidencia  de  enfermedades y parásitos, deficiente nutrición y/o temperaturas extremas, entre otros. Con base a lo anterior se incrementa la demanda de mejoras iniciales en nutrición y sanidad, lo que en turno permitirá la posibilidad de mejoramiento.

Borrego Blackbelly

Autora: Esmeralda Desdémona Martínez

El borrego blackbelly o barbados es un ovino de pelo originalmente de áreas tropicales, desarrollado en la isla de barbados. Actualmente se encuentra diseminado por todo el caribe y partes de norte, centro y sur de América. En México se ha difundido ampliamente en todos los climas desde el trópico hasta las áreas templadas.

Se considera que comerciantes holandeses introdujeron a barbados borregos de lana los cuales se cruzaron con borregos africanos traídos a la isla con los esclavos, dando como resultado el ovino que actualmente se conoce como barbados, panza negra o blackbelly. Que ha sido seleccionado por más de 300 años buscando prolificidad, ganancias de peso, carne magra, así como resistencia a parásitos y enfermedades.

Este borrego se caracteriza por ser un animal muy rústico, prolífico, no estacional, con excelente habilidad materna y abundante producción de leche que permiten a las hembras criar dos o tres corderos con facilidad si cuentan con una adecuada alimentación.

El black belly es un borrego de pelo de talla media, con una coloración especifica de marrón y negro. Es un animal de tipo anguloso, actualmente en México la tendencia es desarrollar animales de conformación cárnica, mejor conformados, buscando las formas amplias y perfiles convexos, dejando atrás los animales esbeltos, de hueso fino, formas alargadas, de lomos cortos y piernas pobres.

Coloración:

Como se mencionó anteriormente la coloración de esta raza es en dos colores. El fondo que varía del marrón claro hasta el café oscuro, rojizo combinado con sus manchas negras específicas y características. No se admiten manchas blancas salvo la punta de la cola.

La coloración negra cubre abajo de la quijada, la barbilla la garganta, el pecho, toda la panza, la parte interior de las piernas y se extiende como una línea angosta a lo largo de la parte inferior de la cola hasta cerca de su punta.

La cara interna y el borde del pabellón de las orejas son negras y presenta unas llamativas rayas negras en la cara, desde arriba de los ojos hasta el hocico.

Color de la Grasa en Canales de Ovinos

Autora: Esmeralda Desdémona Martínez

A nivel comercial es importante valorar el color de la grasa porque esta influirá considerablemente en la calidad de las canales para exportación y en la aceptación de los cortes por el consumidor en el centro comercial en el momento de la compra. Si el propósito de las plantas procesadoras de carne de ovino y bovino en México es la exportación de canales y cortes congelados, este será un punto considerable. La coloración del tejido adiposo puede variar dentro de las tonalidades blancas, cremosas y amarillas, según el tipo y tiempo de la alimentación final. Los animales con mayor edad tienen un color amarillo o ambar dependiendo del sistema productivo. Sin embargo los animales alimentados con forraje verde pueden presentar una coloración amarilla a temprana edad. El tipo de ganado bovino, tiene efecto en porcentaje de pigmentación en las canales. Las vacas reflejan mayor porcentaje de pigmentación y las novillonas menor porcentaje, por el mayor tiempo de pastoreo en los primeros que en los segundos. Aunque no se ha encontrado efecto de la interacción de la época del año, época del año x tipo de animal y año x tipo de animal.

El color de la grasa no evoluciona por efecto del oxígeno a la velocidad que lo hacen los pigmentos musculares, más bien esta determinado por la composición de los ácidos grasos y por la acumulación de los lípidos subcutáneos. Al incrementar el contenido de carotenoides en el tejido adiposo subcutáneo en bovinos, hay un incremento significativo del porcentaje total de ácidos grasos cis-monoinsaturados y un decremento en los ácidos grasos saturados.

Los β- carotenos comprenden una clase de hidrocarburos tetraterpénicos que presentan dobles enlaces conjugados y un anillo ciclohexano insaturado en cada extremo de la cadena lineal denominados carotenos y sus derivados oxigenados llamados xantofilas, representado genéticamente BCO2 beta-carotene oxygenase 2 ó B-diox-II, Bcdo2, beta-diox-II, CMO2, cromosoma 9 (Chr9:50341192-50363286 bp) proteína dominante IPR004294 en una raza Noruega. Si se mantienen corderos por 28 días en corral disminuye la concentración de β -caroteno en la grasa de 0.28 a 0.17µg/g depositado a las reservas de vitamina A. β-caroteno depositado en el tejido adiposo representa entre un 85 y 90% del color, aunque factores genéticos están asociados.

Imagen de muestra de la descripción.

Medidas para determinar la calidad de la canal en ovinos.

Autora: Esmeralda Desdémona Martínez

Profundidad del Tórax (a). Figura 3. Es la distancia máxima entre la mitad de las costillas y la base del suelo a nivel de la 12 y 13 va costilla. Esta medida es usada para predecir la estructura esquelética y madurez fisiológica de un cordero, según el sistema de alimentación y el grupo racial.

Marmoleo. (b). Figura 3. Es la grasa intramuscular visible en el musculo longissimus y está localizada en el tejido conectivo perimisial situado entre los haces de fibras musculares. Es una importante característica de calidad que tiene gran influencia en la elección de la carne por el consumidor en el centro comercial, ya que tiene relación sobre el sabor y la jugosidad. Esta variable se utiliza para evaluar los sistemas de alimentación de diferentes razas. Se realiza en el músculo longíssimus dorsi, después de realizar un corte transversal, entre la 12 va y 13 va costilla. Los términos subjetivos empleados para describir para describir los grados de veteado son: muy abundante, abundante, moderadamente abundante, ligeramente abundante, moderada, modesta, pequeña, ligera vestigial y prácticamente desprovista. Lo anterior se evalúa con patrones fotográficos previamente establecidos. Se ha reportado también que esta variable presenta una correlación genética de 0.98 con la gras externa, esto quiere decir que están controlados por los mismos genes.

Grasa Dorsal Subcutánea. (c). Figura 3. El espesor de la grasa se determina subjetivamente o se mide entre las costillas 12 y 13. La medida de grasa dorsal puede realizarse en cm o en décimas de pulgadas (1 pulgada= 2.54 cm) perpendicular en tres cuartos de longitud del eje mayor del longissimus dorsi. Esta medida es usada para medir el grado de rendimiento de una canal. Cuando la grasa dorsal se incrementa, el grado de rendimiento y el porcentaje de cortes al detalle sin grasa disminuye. La velocidad de crecimiento y la alimentación también influyen en el proceso de desarrollo de la grasa de cobertura. La castración no tiene efecto marcado sobre la grasa de cobertura como en otras especies. En corderos las razas de menor talla en estado adulto o maduro tienden a producir canales con más grasa de cobertura.

Área del ojo de la costilla. (d). Figura 3. Esta medida es rápida y fácil de realizar y es tomada en pulgadas cuadradas en la canal derecha o izquierda a nivel del M. longissimus. Se realizada después de que la canal es cortada transversalmente a nivel de la 12 y 13 va costilla. El área es medida directamente en la canal con una cuadricula de puntos o trazando el área del ojo del músculo izquierdo y/o derecho con un planímetro. Cuando es usada la cuadricula, se cuentan los puntos del área del ojo y cada punto es convertido en pulg2 20 puntos/1pulg2. Esta medida esta correlacionada con el porcentaje total de carne magra en la canal, además que es un indicador del rendimiento de cortes de mayor valor económico (lomo anterior y posterior).

Imagen de muestra de la descripción.

Importancia de la Suplementación Mineral en el Ganado Ovino.

Autora: Esmeralda Desdémona Martínez

Los minerales constituyen de un 4 a un 6% del peso total del cuerpo del animal. Forma parte de los huesos y de diferentes tejidos estructurales, juegan un papel importante para la síntesis de nutrientes esenciales, ya que participan en la mayoría de los procesos enzimáticos y metabólicos del animal. La carencia de minerales en los forrajes, hace necesario la suplementación mineral, máxime si es ganado de alta producción. Es importante que el productor se asegure de que las fuentes de minerales que se están utilizando sean de alta disponibilidad (asimilables por los animales).

Este debe combinarse con un determinado porcentaje de sal común, teniendo el cuidado de que el mezclado sea suficiente y homogéneo, también debe evitarse que la pre mezcla se precipite al fondo del saladero y garantizar que todos los animales tengan igual posibilidad de consumo y de llenar sus requerimientos de minerales. La suplementación mineral adecuada contribuye con la buena fertilidad del hato ganadero. Intervienen en la formación y mantenimiento de los diferentes órganos y sistemas, son indispensables para el proceso reproductivo, para la producción de leche, carne, pieles y lana, además de maximizar el rendimiento.

Los minerales deben ser incluidos como parte de la alimentación diaria, en especial en temporada de sequía, picos de producción, en fechas de empadre y cría etapas de estrés. La administración diaria de minerales disminuye la incidencia de enfermedades carenciales y metabólicas. Las sales minerales se ofrecen a libertad al ganado, sin embargo, diversos autores recomiendan proporcionar 1 gramo de sales minerales por cada 4 kilogramos de peso vivo, es decir, si un animal pesa 40 kilogramos estará consumiendo 4 gramos diarios de sales minerales. Otros autores recomiendan proporcionar en época de estiaje de 10 a 15 gramos/día.

La producción ganadera en los pastizales nativos e introducidos depende de la calidad y cantidad del forraje disponible en el agostadero. La mayoría de los pastos de las regiones áridas, semiáridas y tropicales no satisfacen totalmente los requerimientos de minerales de los animales en pastoreo. La forma de proveer minerales a los ovinos y caprinos es la inclusión de estos en los suplementos alimenticios. En la actualidad los minerales se consideran como el tercer grupo de nutrientes limitantes en la producción animal y su importancia radica en que son necesarios para la transformación de los alimentos en productos animales como leche, carne, crías, piel y lana. Esta transformación puede llevarse a cabo debido a que cerca del 50% de las enzimas corporales requieren de algún mineral para su funcionamiento; lo que conlleva a la afectación del metabolismo de las proteínas, los aminoácidos, los carbohidratos, los lípidos, las vitaminas, los minerales y sus derivados.

Así mismo, los minerales afectan a los microorganismos del aparato digestivo, que digieren el almidón y fermentan celulosa, hemicelulosa y pectina para aportar proteína de origen microbiano y sintetizar vitaminas del complejo B. Aun cuando muchos problemas ocasionados por deficiencias minerales son reversibles, varios no lo son y afectan toda la vida del animal, especialmente cuando suceden durante la gestación. Las enfermedades de enflaquecimiento, perdida de pelo, problemas de la piel, aborto no infeccioso, diarrea, anemia, pérdida de apetito, anormalidades óseas, tetania y baja fertilidad son signos clínicos de deficiencias de minerales. Las sales minerales constituyen aproximadamente entre el 4 a 5% del peso corporal de un animal, y según su concentración tisular se clasifican en: a) macroelementos (>100 ppm), y b) microelementos (Botana et al., 2002).

Las deficiencias de minerales en el ganado han sido reportadas en casi todas las regiones del mundo. Se consideran como minerales críticos para los rumiantes en pastoreo el calcio (Ca), fósforo (P), sodio (Na), cobalto (Co), cobre (Cu), yodo (I), selenio (Se) y zinc (Zn); otros como el Cu, Co, hierro (Fe), Se, Zn y molibdeno (Mo) disminuyen conforme avanza la edad del forraje. Por otra parte, los requerimientos de minerales para los rumiantes dependen del fin zootécnico, nivel de producción, edad de los animales, nivel y forma química del elemento, interrelación con otros minerales, raza y adaptación del animal a los suplementos.

Los minerales que más limitan la producción en los ovinos y caprinos son el Ca, P, Mg, Co, y Se. El diagnóstico de los trastornos fisiológicos en los animales por deficiencias de minerales se basa en la evaluación clínica de los animales y de sus registros productivos, así como de la medición del contenido de minerales en los tejidos (sangre, hígado, riñón, músculo), y en los alimentos. La prevención y el control se realizan aportando estos elementos en cantidades que cubran los requerimientos de los animales.

Aportes beneficiosos de la ganadería para combatir el cambio climático

Giovanna González López
Técnico veterinario de Ovino y Caprino en Alltech

La lucha contra el cambio climático y la emisión de gases de efecto invernadero, es un asunto de interés en la actualidad. Sin embargo, en ocasiones, no se está trasladando a la sociedad de forma fidedigna el papel que tiene la ganadería en este reto, responsabilizándola, desde algunos ámbitos, como principal responsable de este cambio climático. Desde el propio sector se ha pensado que el cambio climático es un asunto político y se ha dejado que otros actores informen sobre el papel de la ganadería. En esas circunstancias, se corre el riesgo de que lo cuenten de forma poco amigable. Si nosotros no contamos las cosas, vamos a dejar un hueco libre para que lo hagan otros, y no necesariamente con veracidad.

Navegando por internet y las redes sociales se transmiten ideas de carácter negativo a la sociedad, como que la ganadería es la causante del calentamiento global, que la ganadería intensiva compite por los alimentos con las personas o que no se deben consumir productos de origen animal. Estas cuestiones no reflejan, ni mucho menos, la realidad.
El sector debe desmontar estos mitos en primera persona.

Calentamiento y gases de efecto invernadero

La energía que otorga el sol y llega a la tierra es energía radiante. Parte de esta energía, no absorbida por la corteza terrestre, sale rebotada hacia el espacio exterior. Sin embargo, en un momento dado, aparece una cantidad excesiva de gases de efecto invernadero, cuyos tres principales referentes son dióxido de carbono (CO2), óxido nitroso (N2O) y el metano (CH4). Cuando ese calor radiante, que es sobrante de la energía que llega del sol, sale hacia el espacio, rebota contra esos gases y vuelve de nuevo a la tierra. Hace el mismo efecto que un plástico, y por eso se llama ‘efecto invernadero’, no dejando que el calor se disipe hacia el espacio. Cuantos más gases hay, más energía radiante vuelve a rebotar y es un manto que conserva el calor y no lo deja escapar, provocando un calentamiento sobre la tierra.
Cada uno de los gases tiene un poder calorífico, que es su capacidad de retener el calor y no dejar que se disipe. Al dióxido de carbono se le da un valor de 1 y el metano tiene un valor de 28, mientras que el óxido nitroso lo tiene de 298; este último es el que está en menor concentración en la atmósfera, por lo que la mayor atención se centra en el metano.

El papel de la ganadería

Con la Revolución Industrial se comenzaron a utilizar combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón) para generar la energía necesaria para la producción de los bienes de consumo que utilizamos en la era moderna de la civilización. Esos combustibles fósiles se habían formado a lo largo de miles de millones de años, en base a la descomposición de la materia orgánica. La combustión de estos combustibles fósiles para producir energía genera en el ambiente emisiones de dióxido de carbono y, en algunos procesos, de metano. Todo el carbono almacenado en el subsuelo, que tardó miles de millones de años en formarse, se ha colocado en apenas 70 años en la atmósfera.

En contraposición, los rumiantes eliminan al ambiente metano, como producto de la fermentación ruminal, vía eructos o flatulencias. Sin embargo, ese metano es destruido en parte mediante procesos químicos y otra parte es transformado a dióxido de carbono. Parte del carbono de ese dióxido de carbono es de nuevo captado por las plantas para, a través de su fotosíntesis, incorporarlo al suelo o a sus estructuras de celulosa. Y posteriormente, esas plantas son consumidas por los rumiantes.

Por lo tanto, no todos los gases de efecto invernadero tienen el mismo origen. Parte del dióxido de carbono forma parte de un ciclo agropecuario de recaptación, es el CO2 biogénico, donde el carbono es de nuevo incorporado al substrato terrestre y a las estructuras vegetales en el desarrollo de los cultivos agrícolas.

El gran incremento de CO2 en la atmósfera tiene lugar en los últimos cien años, especialmente en los cincuenta años más cercanos a nuestra actualidad. El volumen de metano también se incrementa al mismo nivel que el de dióxido de carbono, coincidiendo con el aumento de consumo consecuente a las revoluciones industrial y tecnológica. Sin embargo, y a pesar de ello, se prefiere inculpar a la ganadería en lugar de hacerlo al cambio de hábitos de la humanidad.

En la Unión Europea, con datos muy parecidos al de otros países desarrollados, la agricultura contribuye con un 8,72% a las emisiones de gases de efecto invernadero, del que la ganadería representa aproximadamente la mitad. Es decir, la ganadería emite a la atmósfera un 4% de los gases de efecto invernadero. Esta cifra no contempla que la ganadería, fundamentalmente los rumiantes, también tiene un papel en la captación carbono.

Un escenario como el mencionado, en el que solo se miden los gases de efecto invernadero sin distinción entre el carbono de origen biogénico y el carbono de origen industrial, da lugar a situaciones ilógicas. Se puede poner el ejemplo de una ciudad como Los Ángeles, con 13 millones de habitantes y un país como Irlanda, con 4 millones de habitantes y un gran censo vacuno. Cuando se mide la huella de carbono de esta ciudad y este país, la lógica dicta que debería tener más huella de carbono la gran urbe, pero Irlanda, según cómo se están contabilizando las emisiones, tiene más de emisiones de CO2 al ambiente. Es la consecuencia del mayor poder calorífico que tiene el metano frente al dióxido de carbono y de no tener en consideración el poder de secuestro de carbono de los pastos irlandeses.

Nuevas formas de medición

Los últimos estudios demuestran que, mientras que el dióxido de carbono tiene una vida media en la atmósfera de miles de años, el óxido nitroso la tiene de entre 100 y 200 años y el metano tiene una vida media útil de aproximadamente una década. Este dato abre un nuevo planteamiento sobre cómo medir el efecto que tiene el metano sobre el calentamiento global.

En teoría, no puede haber más metano acumulado en la atmósfera que el que se haya generado en los últimos diez años. Mediante reacciones químicas en la atmósfera y mediante sumideros de metano, dicho gas se va destruyendo. Por lo tanto, lo importante es el balance total entre el metano que se ha producido en diez años y el que ha desaparecido en ese tiempo.

La Universidad de Davis ha propuesto una nueva forma de medir el efecto del metano en el calentamiento global. Según la propuesta, todos los gases de efecto invernadero se miden en equivalentes CO2; es decir metano y óxido nitroso se transforman en su patrón equivalente CO2. Con las clásicas mediciones de equivalentes CO2 en la atmósfera, que no tenían en cuenta la vida media útil de cada tipo de gas de efecto invernadero, un incremento del 25% en las emisiones de metano generaba 980 toneladas equivalentes de dióxido de carbono, mientras que una caída del 10% seguía generando 800 toneladas y una caída del 25% todavía suponía 735 toneladas, porque se estaba teniendo únicamente en cuenta la generación de metano, pero no su vida útil, que recordemos, es la más corta de los tres gases de efecto invernadero analizados. Con las nuevas mediciones, un aumento del 25% de emisiones de metano contribuye con 945 toneladas, pero la caída del 10% hace que el balance neto sea neutro y no se aporte dióxido de carbono al ambiente, y una reducción del 25% de las emisiones de metano supondría un ‘efecto coolling’ (enfriamiento), consecuente con el hecho de que la captación de metano es mayor que la formación de dicho gas, (se retendría menos calor en la tierra por el efecto del metano y podría tener capacidad de enfriamiento). Por lo tanto, la ganadería puede colaborar y ser parte de la solución un problema que no ha generado en exclusiva, y no estar considerada como la causante de este.

De hecho, la FAO ha planteado en un reciente informe que se pueden reducir en un 30% las emisiones de metano produciendo la misma cantidad de alimentos, mejorando la eficiencia productiva a través de la tecnología, la genética y los sistemas de producción. Como tecnologías nutricionales, se está trabajando ya en alimentación de precisión, incorporando aditivos como la levadura, que aumentan la digestibilidad de la fibra o trabajando en fuentes de urea de liberación lenta, que hacen que por cada kilogramo ingerido de materia seca, aumente la producción animal.

Competencia por el alimento

Otro de los mensajes que se está mandando a la sociedad es que los rumiantes compiten por el alimento con los humanos. Sin embargo, los rumiantes transforman proteína de baja calidad que no es utilizable por los humanos retenida en la fibra de los vegetales. Los rumiantes tienen en el forraje el 40% o 50% de su dieta, que es proteína que únicamente es digerible por los animales que tienen rumen. Los animales sólo compiten con las dietas humanas con los concentrados. Pero incluso en ese caso, los rumiantes son más eficientes en la transformación de esos productos, ya que con 600 gramos de esa proteína como es el caso de los cereales, son capaces de fabricar 1 kilo de proteína de leche o de carne. Por lo tanto, transforman la fibra que es indigestible para los humanos en nutrientes de alta calidad. Aproximadamente dos tercios de las tierras agrícolas no son cultivables y pueden ser aprovechadas por los rumiantes. Tanto en estas tierras como en las cultivables, los forrajes tienen un papel importante en la fijación de carbono en el suelo. Además, los rumiantes aportan fertilizantes y carbono a la tierra, aprovechan subproductos de la alimentación humana, como pulpas, cascarillas o productos de la transformación energética, que si no se aprovechasen por los rumiantes tendrían que destruirse, proceso que provocaría la liberación de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
El mundo está experimentando un crecimiento demográfico en los últimos cien años. Para el año 2050, se llegará a los 10.000 millones de personas en el mundo, que tienen que comer y deben ser alimentadas. No es posible alimentar a toda la población si no se cuenta con un aumento de la producción agroganadera.

Alltech

La empresa Alltech está comprometida con la sostenibilidad y pone a disposición de los sectores agrícola y ganadero sus tecnologías, para ayudar a los productores a incrementar sus sostenibilidad económica y medioambiental. La idea es trabajar todos juntos para tener un planeta de abundancia y no tener un planeta de escasez.

Alltech dispone de varias actividades empresariales, algunas de ellas orientadas a la alimentación animal, a la agricultura y al asesoramiento sobre el impacto medioambiental de las explotaciones cuya finalidad es ayudar al productor a reducir su huella de carbono.

¡Pasado y presente del Ovino!

Para entrar en contexto en lo que a la ovinocultura se refiere, primero debemos explicar el génesis de esta especie, la cual se origina en los muflones y uriales asiáticos (carneros salvajes) cuyo nombre científico es Ovis Orientalis, su pariente más antiguo. Las ovejas fueron unos de los primeros animales en ser domesticados por el hombre, aproximadamente entre el 11000 y el 9000 a. C., en Mesopotamia. Sus progenies salvajes tenían algunas características fisiológicas y/o zoomórficas que las hacía especialmente apropiadas y muy propicias para su facil domesticación, como su aparente poca agresividad, un tamaño manejable, un rápido desarrollo de su madurez sexual, su alta tasa de reproducción. ​ Actualmente la oveja como tal, es un animal totalmente domesticado que depende casi en su totalidad de los cuidados del hombre para la salud y supervivencia de su rebaño. Aunque existen ovejas silvestres, se limitan exclusivamente a zonas carentes de grandes depredadores, territorios aislados como islas y zonas cercanas a desiertos y acantilados y no en la proporción de la que existe de otras especies como caballos salvajes, cabras, cerdos o perros, aunque algunos nichos silvestres han permanecido aislados lo suficiente como para ser catalogados como razas distintas.

Algo similar ocurrió con la capricultura o de cría de cabras, un mamífero artiodáctilo de la subfamilia Caprinae que fue domesticado alrededor del octavo milenio A.C, sobre todo por su carne y leche, es decir en un periodo cercano al inicio de la domesticación ovina, con similares propósitos.

La cría de ovejas para productos secundarios y el desarrollo razas para dicho propósito comenzó en el sudoeste de Asia o Europa occidental. Inicialmente se criaron específicamente al igual que en la actualidad principalmente cebando corderos para la obtención de carne y cría de ovejas para la lana. Evidencias arqueológicas como algunas esculturas encontradas en Irán indican que la selección de ovejas para obtener lana podría haber comenzado alrededor del 6000 A.C.​ y las primeras prendas tejidas con lana datan de dos o tres mil años más tarde. ​ Cuando una oveja se sacrificaba por su carne, la piel se curtía, aprovechándola para usarla como una especie de túnica

En cuanto al arribo de esta importante especie a nuestras tierras, es en el segundo viaje de Colón cuando llegan los distintos ganados al nuevo mundo, el embarque se hacía inicialmente desde Sevilla y posteriormente desde las islas Canarias, siempre hacia La Española, esta isla se constituyó en el punto de partida para la distribución del ganado hacia el resto de las Antillas y tierra firme. La expansión ganadera al resto del Nuevo Mundo fue bastante tardía ya que Diego Colón, hijo y sucesor de Cristóbal Colón, prohibió la salida de ganados para otras islas del caribe y para el continente, con el fin de evitar el despoblamiento de ganado de la isla. La prohibición fue tan fuerte que, en 1509, cuando se decidió importar animales domésticos a Jamaica provenientes de La Española, sólo salieron cerdos y caballos; Cuba después de 20 años de descubierta sólo poseía cerdos. La expansión de distintas especies fuera de La Española comenzó casi treinta años después del segundo viaje de Colón, con la importación de vacunos a tierra firme por parte de Rodrigo de Bastidas, quien desembarcó el 29 de julio de 1524, día de Santa Marta, cuyo nombre le dio al nuevo puerto. Don Rodrigo de Bastidas era hombre de grandes influencias y uno de los más ricos ganaderos en La Española, los ovinos y caprinos llegaron al mismo tiempo al hoy caribe colombiano, con un pequeño rebaño, el cual como se mencionó anteriormente no vino directamente de la Madre Patria, sino de las Islas ya conquistadas de Centro América, en aquel entonces, los ibericos introdujeron animales de lana, provenientes de Europa, y también de pelo, originarios de África, en cuanto a caprinos trajeron razas como la malagueña, serrana, andaluza, canaria, murciana y granadina, 

Hoy dia En América del Sur, especialmente en la Patagonia, hay una industria ovina activa y moderna. La ganadería ovina se introdujo sobre todo a través de la inmigración al continente por los españoles y los británicos, para los que la ovina era una gran industria por aquella época. ​ En América del Sur hay un gran número de ovejas, aunque el país con mayor número de cabezas, Brasil, cuenta con 24 millones de cabezas aproximadamente, y aunque parezca una cifra inmensa está muy lejos de igualar a los principales productores ovinos del mundo.

En Colombia la cría de ovinos, caprinos y corderos en general se esta convirtiendo en una industria muy importante, Según cifras del ICA en Colombia existen cerca de 150.000 apriscos que reúnen alrededor de 1.620.000 ovinos y 1.020.000 caprinos, la producción consumo de carne y sus derivados de cordero como embutidos, está creciendo de manera vertiginosa dada las propiedades nutricionales de este producto, su demanda por la exquisitez de su sabor y el aumento de recetas muy apetecidas a nivel mundial, que demandan el uso exclusivo de carne cordero y cortes especiales del mismo como el rack y algunos cortes de filetes de sus piernas.

Hagamos la aclaración que, aunque los ovinos (corderos y ovejas) y los caprinos (chivos en dialecto de nuestro caribe) pertenecen a la misma subfamilia animal, son distintos, pero tienen características fisiológicas similares, y esto en términos de carnicería se traduce a que los cortes de la carne de chivo y cordero serán los mismos a la hora de despostar y hacer los cortes de ejemplares de una y otra especie.

Los caprinos son animales más de montaña y las ovejas animales de planicie, por esta razón la carne será más dura y de aroma más agresivo, la dureza de la carne se produce dado que el músculo en el animal está más ejercitado al permanecer en superficies montañosas. Siendo el cordero un animal de tendencia esteparia la carne será más tierna.

En esto también influyen por supuesto las razas y la edad de la cabra o el cordero, los que se precian más son los corderos o chivatos, animales que se sacrifican antes del primer año de vida, la carne más tierna es de aquellos que sólo se han alimentado de la leche materna, los llamados corderos lechales, pero en este caso sería más común el cabrito por sentido de producción.

Nuestro criadero Ovino LCA, ubicado en el municipio El Retén Magdalena está mejorando la producción no solo en cifras de crías sino en la calidad de las mismas y en el aumento de productos cárnicos como chorizos y las butifarras, las cuales ya son usados por diferentes chefs muy reconocidos: “He quedado sorprendido con la calidad de las butifarras de cordero, no exagero en decirles que me gustan mucho más que las de cerdo de otras marcas prestigiosas, sobre todo que solo las produce la marca Friche sabor del caribe, la cual tiene otros productos, pero para mí este el producto estrella, sus corderos son también especiales, una carne exquisita, con un sabor inigualable, indudablemente la alimentación que les brindan durante su desarrollo, hace que el producto sea de una calidad extrema…” afirma el  prestigioso experto cocinero e investigador culinario Juli El Fudi, quien en sus eventos y ferias gastronómicas a las que es invitado, siempre hace una disertación acerca la carne cordero y cabra, y además la prepara.

Evaluación genética de ovinos

Catálogo de ejemplares de registro ovino” Blackbelly, Boer, Charollais, Dorper, Hampshire, Katahdin, OPC, Pelibuey y Santa Inés.

En el año 2020 se suscribió el convenio de cooperación TV19-31 entre la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (AGROSAVIA) y la Asociación Nacional de Ovino Cultores de Colombia (Asoovinos) con el propósito de aunar esfuerzos para el desarrollo de actividades del proyecto de investigación “Plataforma de información productiva, genealogía y genética de granjas ovinas en Colombia”, perteneciente a
la Agenda Dinámica Corporativa de AGROSAVIA, financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), mediante recursos de la transferencia TV19. En el marco de este convenio se realiza la primera evaluación genética para Asoovinos a partir de la información recopilada por productores y técnicos en el proceso de registro animal que realizan en el Sistema Único de Registro (Sureg) de la asociación. La base de datos analizada corresponde a 13.385 registros animales recopilados entre los años 2002 y octubre de 2020.

Con mucha satisfacción del gran avance que significa para el sector ovino y la Asociación, se presenta el primer catálogo de reproductores (machos y hembras) de razas ovinas y una raza caprina de carne registradas en dicha Asociación. Este catálogo es el resultado del esfuerzo entre el equipo investigadores del Centro de Investigación Motilonia de AGROSAVIA y el equipo técnico Asoovinos a partir de la valiosa información aportada por cada uno de los criadores de ovinos en el proceso de registro; sin ellos, y especialmente
sin el trabajo conjunto que entre ambos realizan, este resultado no hubiera sido posible.
Como resultado de esta primera evaluación genética se presentan los primeros diez ejemplares con los mayores valores DEP (diferencias esperadas de progenie) de cada raza y sexo para las variables peso al nacimiento (PN) y tipo de parto (TP). Esta información será de gran utilidad para la selección de reproductores mejoradores y busca dar el primer paso para la realización de evaluaciones genéticas anuales.

Realizado por:
Jhon Jacobo Cañas Álvarez
Clara Viviana Rúa Bustamante
Maximiliano Ambrosio G.

Criterios para la evaluación en vivo de corderos .

Criterios para la evaluación en vivo de corderos

Esmeralda Desdémona Martínez. Egresada del Programa de Posgrado de la Facultad de Zootecnia y Ecología. Universidad Autónoma de Chihuahua México.
e-mail: desdemona_esme@yahoo.com.mx

Introducción

Cuando se realiza la valoración en vivo de corderos de diferentes encastes se debe definir un tipo común, ya que existe una gran diferencia en las características morfológicas. Uno de los principales puntos que se debe conocer es la talla de cada raza de acuerdo a la edad, puesto que la madurez cronológica tiene gran influencia sobre la composición corporal. Por ejemplo, los borregos de talla grande y con mayor edad, son el resultado de una madurez tardía. Por el contrario, cuando alcanzan una talla grande a menor edad son resultado de una madurez temprana.

En la actualidad el tipo de cordero para carne debe ser largo, grueso y sus músculos deben ser con simetría balanceada y características propias de la raza. La relación de la estructura esquelética, el desarrollo de los músculos y grasa de cobertura debe estar orientada a obtener el mayor rendimiento de cortes al detalle si el objetivo de la planta procesadora es la venta de cortes comerciales. Por lo antes mencionado, el objetivo del presente artículo es conocer los criterios que se deben considerar para la evaluación en vivo de corderos.

Importancia de la estructura esquelética. La medida y el número de vértebras (7 cervicales, 13 – 14 dorsales o torácicas, 6 – 7 lumbares, 4 – 5 sacras fusionadas en un hueso y de 23 – 24 coccígeas, como se indica en la figura 1) tienen gran influencia en la longitud del cuello, espalda, lomo, nalga y cola. Las vértebras coccígeas son las que menos importancia tienen por la práctica del descole en algunas razas y ranchos ganaderos (Hunsley et al., 2001). Sin embargo, el tamaño y la medida del sacro y cavidad pélvica, tienen gran influencia sobre la longitud y el nivel de altura de la nalga.

Una caída corta de la pierna es una falta muy seria en la valoración subjetiva de borregos y generalmente esta característica no puede ser mejorada con la alimentación e influye también en la reproducción. Las borregas que presentan dificultad al parto, son comúnmente estrechas y tienen nalgas muy caídas.

Figura 1. Partes que componen la estructura esquelética de un ovino (Sisson y Grossman, 1983).

La apropiada articulación de los huesos ilion, isquion y pubis reducen significativamente los problemas durante la gestación.

La longitud, distancia entre las costillas y la profundidad de éstas influyen sobre la deposición de grasa y masa muscular sobre las costillas, hombros y lomo. Asimismo, la estructura esquelética del pecho es un factor importante en la composición global del cuerpo del cordero; una estructura correcta debe ser firme y recta, los animales deben tener una parada firme y fuerte. Las articulaciones metatarso-falángeas también deben ser fuertes, y cuando camina el cordero, este debe mirarse flexible (libre), con zancada larga y amortiguadora. Esta característica permite que el cordero se adapte a diferentes sistemas productivos (Boggs et al., 2006). La valoración de la longitud corporal del borrego y la posición de los huesos tiene gran influencia sobre la composición y rendimiento del cordero (Hunsley et al., 2001). Por tanto, en las evaluaciones en pie se debe poner atención en la postura o parada del animal.

Valoración visual subjetiva. Después de conocer la importancia de la estructura esquelética para la selección del cordero de carne, ahora se enfatizará la valoración de corderos para abasto, con el objeto de estimar las características de la canal. Éstas proveerán información de la cantidad de grasa, músculo y estructura ósea que influirán sobre la calidad de la canal. En esta parte se describen los mecanismos utilizados en la estimación de canales de cordero, evaluando subjetivamente a los animales, con el propósito de que los lectores se familiaricen con los métodos empleados.

            Un cordero productivo para el abasto debe tener un lomo amplio y el área del costillar debe ser profunda. Al valorar la región de la nalga, pierna, lomo y costillas debemos ser cautelosos porque el exceso de la grasa crea una ilusión en el aumento de la capacidad corporal (Lawrence y Fowler, 2002). El cordero debe ser pesado y sus músculos con una proporción adecuada de grasa. Debe ser grueso y con buena proporción de masa muscular en el lomo, nalga y pierna porque de estas regiones se obtienen los cortes de alto valor económico. También debe expresar buena musculatura en los antebrazos, hombros y espaldas (Boggs et al., 2006).

Valoración en Pie por Tanteo. Para conocer la composición corporal de estas partes, los evaluadores deben apoyarse en la palpación sobre la piel y se deben tener conocimiento claro de la estructura anatómica del cordero. El tanteo de la musculatura dorsal debe hacerse con la mano extendida y con reconocimiento de las apófisis espinosas y transversas de las vértebras lumbares, presionando con los dedos, con el objetivo de valorizar la cantidad de músculo y recubrimiento de grasa (Delfa, 1996). Después se aprecia la redondez del músculo y el espesor de la grasa, palpando el área del lomo, arriba hacia abajo (figura 2).

Figura 2. Palpación del área del lomo para determinar la condición corporal de corderos.

La puntuación va de una escala de 1 a 5 puntos, que derivada de la palpación de las apófisis espinosas y transversas de las vértebras lumbares:

  1. Las apófisis espinosas aparecen prominentes y cortantes. Las apófisis transversas son también cortantes, los dedos pasan fácilmente sobre los extremos y es posible apreciar cada apófisis. La región del músculo de los lomos es poco profunda y sin cobertura de grasa.

2. Las apófisis espinosas siguen siendo prominentes, aunque suaves, y las apófisis individuales sólo se pueden apreciar como rugosidades finas. Las apófisis transversas son suaves y redondeadas, y es posible pasar los dedos bajo los extremos con una ligera presión. La región del músculo de los lomos tiene una profundidad moderada y es ligera su cubierta de grasa.

3. Las apófisis espinosas se detectan solamente como elevaciones pequeñas, son suaves y redondeadas y los huesos individuales solamente pueden apreciarse con precisión. Las apófisis transversas son suaves y bien cubiertas y se precisa realizar una presión bastante fuerte para sentir los extremos. La región del músculo de los lomos aparece llena y posee un grado moderado de cubierta adiposa.

            a). Condición corporal                   b). Estado de la canal

4. Las apófisis espinosas solamente pueden detectarse con una presión fuerte como una línea dura entre la cubierta de grasa que recubre la región del músculo de los lomos. No se pueden sentir las extremidades de las apófisis transversas. La región del músculo de los lomos está llena y con una gruesa cubierta de grasa.

5. Las apófisis espinosas no pueden detectarse ni con una presión fuerte y se aprecia una depresión entre las capas de grasa en la zona donde se encuentran normalmente las apófisis espinosas. No pueden detectarse las apófisis transversas. La región del músculo de los lomos está llena y con una capa adiposa muy gruesa. Pueden aparecer grandes depósitos de grasa sobre la grupa y la cola.

El tanteo de la pierna se realiza con la finalidad de valorar la masa muscular y con el conocimiento claro de los huesos presentes en esa región (huesos del metatarso, tibia-fémur). Se debe valorar la caída de la nalga y el recubrimiento de grasa. Un indicador del recubrimiento de grasa en la pierna es la cantidad insertada alrededor de la cola (figura 4); el pliegue de la babilla es para estimar el acumulo de grasa (figura 3); el antebrazo para valorar la expresión muscular en esa región (figura 3); los hombros para valorar la masa muscular, anchura y profundidad, así como la cobertura de grasa (figura 3); la costilla es para estimar la masa muscular, profundidad, longitud  y el acumulo de grasa sobre ésta (figura 3); el cuello y pecho para estimar la longitud, amplitud y profundidad de la canal (figura 4).

Figura 3. Tanteo del lomo, costilla, babilla, hombro y antebrazo para valorar la conformación corporal de corderos.

Figura 4. El tanteo de la pierna posterior, inserción de la cola, cuello y pecho es para valorar la conformación corporal de corderos.

Finalmente, el grosor de la pielseestima estirándola sobre el dorso. Una piel muy gruesa en ovinos de carne es una falta, ya que influirá considerablemente sobre el grado de rendimiento de la canal. Para que la palpación sea puntual se deben tantear los músculos presentes en cada región anatómica de los animales para abasto (figura 1.5).

Figura 5. Músculos de referencia en la palpación en vivo para valorar la conformación corporal de corderos.

En la tabla 1 se presenta el formato de los puntos asignados para valorar en vivo la conformación corporal de la parte posterior y anterior de diferentes regiones anatómicas de corderos de pelo pesado. Este formato fue elaborado con base en las preferencias del mercado y el valor comercial de cada región anatómica.

Posteriormente se presenta un ensayo práctico (tabla 2) para la evaluación visual subjetiva de la conformación corporal de corderos pesados (más de 40 kg) de las cruzas de las razas Katahdin x Pelibuey (KHXPB), Dorper x Pelibuey (DPXPB), Dorper x Charollais (DPXCH) y Pelibuey (PB) (figuras 6 y 7). En este ensayo se evaluó la nalga, pierna, lomo, costilla, hombros, pecho y cuello y se le asignó un valor de diez puntos. En la parte posterior se valorizó la nalga, pierna, lomo y costilla, y se le asignó un valor de 5

Tabla 1. Formato para evaluar en vivo a los corderos de diferentes razas y cruzas.

Conformación corporalPuntuación máximaPuntuación
Corte de pistola (5)                                     ________               _________
Parte posterior (5)
            Nalga                                                1.25  ____               _________
            Pierna                                               1.75  ____               _________
            Lomo                                                 1.0    ____               _________
            Costilla                                              1.0    ____               _________
           Subtotal                                       ________               _________
Parte anterior (3)
            Preescapular (HOMBROS)           1.0    ____               _________
            Pecho                                               0.50  ____                 _________
            Cuello                                               0.50  ____               _________
            Pierna                                               1.00  ____               _________
            Subtotal                                           _________              _________
Acabado (2.00)
            Inserción de la cola                        0.75 ____                 _________
            Babilla                                               0.25 ____                 _________
            Pierna trasera                                  0.50 ____                  _________
            Costillar                                            0.50 ____                  _________
          sub-total                                           _________               __________
Grosor de la piel estirándola sobre el dorso.
            Muy gruesa                                      – 1.00 ____
            Regular                                             – 0.50 ____  
            Delgada                                            – 0.25 ____
Puntuación total:                                   __________

* Nota el grosor de la piel se evalúa con valores negativos, ya que esta característica pone en detrimento el rendimiento del cordero.

Tabla 2. Evaluación de la conformación de corderos pesados de pelo de diferentes razas y cruzas (más de 40 kg).

Figura 6. Evaluación en vivo (parte posterior) de corderos con más de 40 kg de peso vivo y de diferente genotipo.

Figura 7. Evaluación en vivo (vista lateral) de corderos de diferente raza y cruza con más de 40 kg de peso vivo y de diferente genotipo.

puntos. En la parte anterior se valorizó el pecho, cuello, pierna y hombro, y se les asignó un valor de 3 puntos. El acabado tiene un valor de 2 puntos que incluye la inserción de la cola, babilla, pierna trasera y costillar. No se consideró el valor asignado para el grosor de la piel.

Estos resultados mostraron que la cruza de corderos Dorper x Charollais y Dorper x Pelibuey fueron la que obtuvieron la mejor calificación final 9.55 y 9.20, respectivamente, de un total de 10 puntos. Asimismo, estas cruzas mostraron mejor estructura y conformación en la pierna posterior, lomo y costilla, aunque también el cordero cruza de Katahdin x Pelibuey (301-R) mostró buena conformación en esas regiones. Los corderos 01, 44 y 39 encastados de Katahdin x Pelibuey mostraron mejor estructura y conformación en la porción anterior.

En general, los corderos con encaste de Pelibuey tuvieron la calificación total más baja.

Conclusiones

El conocimiento de la estructura esquelética, el desarrollo de los músculos presentes en cada región anatómica, así como la deposición de grasa a través de mediciones, observación y la palpación manual son factores importantes en la evaluación de corderos para la producción de carne ya sea para la selección o para el abasto.

Referencias Bibliográficas

Boggs, L.D., A.R. Merkel y E.M. Doumit. 2006. Livestock and Carcasses. An Integrated Approached to Evaluation, Grading, and Selection. 6th ed. Kendall/Hunt Publishing Company. Dubuque, Iowa. 262 p.

Delfa, R. 1996. Predicción de la composición corporal y de la canal a partir del animal vivo. Unidad de Tecnología en Producción Animal. Servicio de Investigación Agraria. Zaragoza, España. Fichero Ovis. 23:25-53.

Hunsley, R.E., W.M. Beeson y J.E.  Nordby. 2001. Livestock Judging, Selection and Evaluation. 5th Edition. The Interstate Publisher. Danville, Illinois. USA. 486p.

Lawrence, T.L.J. y V.R. Fowler. 2002. Growth of Farm Animals. 2th Edition. Cabiternational. Wallingford, Oxon. UK. 347p.

Sisson, S. y J.D. Grossman. 1983. Anatomía de los Animales Domésticos. Tomo I. 5a. ed. Ed. Salvat. Barcelona. 2302 p.

Factores que Influyen Sobre la Calidad de la Carne de Ovino

Esmeralda Desdémona Martínez. Egresada del Programa de Posgrado de la Facultad de Zootecnia y Ecología. Universidad Autónoma de Chihuahua México.
e-mail: desdemona_esme@yahoo.com.mx

Introducción

La calidad de la carne es mejorada con cantidades adecuadas de glucógeno en las fibras musculares al sacrificio, también factores propios (intrínsecos) de los ovinos están involucrados tales como; el sexo, la edad, el peso, la raza y tipo de fibra muscular (Hoffman et al., 2003; Lima et al., 2016), y factores extrínsecos; sanidad, bienestar animal, alimentación, promotores de crecimiento, condiciones del sistema de transporte (amontonamiento, temperatura durante el transporte y kilómetros recorridos) desde la granja hasta el rastro, el método de descarga (utilización de chicharra), tiempos de reposo y ayuno, contención y el insensibilizado (Young, et al. 2005). Las variables que indican la calidad de la carne son; potencial hidrógeno (pH), capacidad de retención de agua (CRA), color, jugosidad, dureza, vida de anaquel, composición química, composición de ácidos grasos y pérdida por cocción. Estas variables están relacionadas con el grado de aceptación de la carne, que la define el comercio, la industria y los consumidores. Por tanto, el objetivo de este artículo es conocer los factores que están involucrados en la calidad de la carne de ovino.

Raza. Se ha reportado que los machos Dorset tienen alta velocidad de crecimiento y porcentaje de musculatura, y además presentaron altos valores de esfuerzo al corte y actividad calpastatin en las fibras musculares, esta característica afectó la jugosidad de la carne. También el gen Carwell fue encontrado en estas muestras (Hopkins et al., 2005). Lo anterior, es un ejemplo de que la selección por rendimiento, puede tener efectos negativos sobre la calidad de la carne.

En corderos cruzados de Border Leicester x Merino y Merinos puros, se reportaron altos valores de pH 24 h después del sacrificio. Otros autores, mencionaron que borregos con genética de Merino son más susceptibles de presentar valores altos de pH, consecuentemente una clara indicación de susceptibilidad al estrés (Gardner et al., 1999).

Por otro lado, en 22 grupos de corderos comerciales producidos en seis diferentes países europeos; Francia, Gran Bretaña, Grecia, Italia, España y Dinamarca, reportaron que el contenido de lípidos varió de 5.3 a 13%, atribuido principalmente al grupo genético y a la edad, más que el sistema de producción. Por tanto, la calidad de la carne es variable de acuerdo a la genética de los ovinos, por ejemplo, Lambe et al. (2008; 2009) concluyeron que hubo una variación de pH final y terneza de la carne, al comparar las razas Texel y Scottish Black Face.

La raza Dorper y sus cruzas tienen una mayor cantidad de grasa intramuscular que las razas no especializadas para la producción de carne como la raza Rambouillet (Arvizu et al., 2011).

Las características de la carne tales como; grasa intramuscular, fuerza de corte y color de la carne (expuesto después de tres días) tienen estimaciones de heredabilidad >0.25, con notable excepción la grasa intramuscular (0.48) (Jacob y Pethick, 2014; Mortimer et al., 2014).

El color de la carne está influenciado por el contenido de mioglobina muscular y el estado isoeléctrico de las proteínas musculares y este es variable entre razas y edades. El color de la carne presenta diferentes tonalidades; rosa, rosa intenso, rosa rojizo, rojo, rojo intenso y rojo oscuro (figura 1) (Martínez, 2020).

Figura 1. Color de la carne de ganado de ovino y valores de L*, a* y b* CIELAB, medido con un con un espectrofotómetro Minolta (CM-2002, Minolta Camera, Japonesa).

La medición de color puede realizarse en el ojo de la costilla entre la 12 va y 13 va costilla y/o en el músculo Obliquus internus abdominis. La determinación de esta característica es importante de valorar porque tiene gran influencia en el momento de la selección por parte de los consumidores en el centro comercial.

Edad. Se ha indicado que en animales de menor edad el pH inicial es más elevado, teniendo a disminuir a medida que avanza la edad. Así la variación de pH que se produce en función de la edad no es lineal, sino que sigue una tendencia sigmoidea 24 h después del sacrificio. Bernardini et al. (2012) mencionaron que en el manejo previo al sacrificio los ovinos jóvenes son más susceptibles al estrés que los animales adultos.

La edad del animal influye sobre la terneza de la carne. La carne de los corderos es más tierna que los animales adultos y se refleja en un incremento en la fuerza de corte a mayor edad, atribuido a una reducción en la solubilidad del colágeno (Warner et al. 2010). La terneza está relacionada con el tejido conectivo, longitud del sarcómero prerrigor, grasa intramuscular, velocidad de la proteólisis durante la maduración de la carne y el metabolismo de glucógeno post-mortem. También la dureza de la carne se atribuye a los altos niveles de calpastatina, que inhiben las proteasas del sistema de calpaína, que son enzimas responsables de la proteólisis del músculo post mortem (Kemp et al., 2010). El incremento de peso y la edad del animal se refleja en aumento de la cantidad de mioglobina, luminosidad y enrojecimiento de la carne (Juárez et al., 2009).

Sexo. Los valores promedios de pH inicial en los ovinos enteros son de 6.90, mientras que los castrados tienen un PH inicial de 6.94, más alto y cercano al pH fisiológico. También presentan un pH 2 h horas postmortem menor en corderos enteros (pH 2= 5.78) que en castrados (pH 2h = 5.83) (Vitto et al., 2004). El pH final reportado es menor en las hembras 5.60 y mayor para los machos 5.74 (Johnson et al., 2005).

Diversos trabajos de investigación han mostrado que el contenido de grasa en la carne es mayor en las hembras, que en los machos y los castrados tienen mayor cantidad de grasa que los machos enteros, pero menor que las hembras (Lima et al. 2016), aunque se ha encontrado un mayor contenido de colágeno en la carne de machos enteros (Gökdal et al., 2010), en comparación con los machos inmunológicamente castrados. La diferencia en la pérdida de cocción y la fuerza de corte entre machos y hembras se explican en parte por el mayor contenido de grasa intramuscular de las hembras.

Respuesta Fisiológica Durante el Estrés. Muchos parámetros fisiológicos han tenido que ser considerados como indicadores de estrés, señalando a todos aquellos que representa mayor importancia como son: el ayuno prolongado, fatiga, sed, exposición a temperaturas extremas, trasporte prolongado, entre otros (Forrest et al. 1979).

Los cambios fisiológicos y bioquímicos ocurridos en los corderos estresados son taquicardia, incremento en la velocidad de respiración, por el mayor flujo sanguíneo de la sangre en volumen a nivel visceral hacia el músculo esquelético y el cerebro (Ferguson y Warner, 2008). Ante estos cambios los corderos están más alertas a cualquier movimiento extraño en su entorno, sus movimientos son más rígidos, se generan peleas entre ellos, existe mayor defecación y emisión de orina (Swatland, 1991).

Riegel (1999) mencionaron que el sistema simpático adrenal en respuesta a cambios adversos se manifiesta en la liberación de las catecolaminas en el flujo sanguíneo (adrenalina y noradrenalina), por la activación hormonal adrenal- hipotalámica, manifestándose mayor cantidad de glucocorticoides (cortisol). Así todas estas condiciones son consecuencia de la respuesta de los corderos frente a estímulos originados por diversos factores a su nuevo entorno. Los corderos bajo las condiciones antes citadas están estresados (Ferguson y Warner, 2008).

El estrés origina que se lleven a cabo ciertos ajustes metabólicos en el organismo para mantener la homeostasis. Estos ajustes involucran dos procesos que incluyen al sistema nervioso autónomo y el sistema hormonal de la corteza adrenal (Ludke, et al. 2006), por el contrario, existe una gran variabilidad en la susceptibilidad al estrés (Riegel, 1999).  

Por su parte, Lawrie (1981) mencionó que la susceptibilidad al estrés se traduce en mayor demanda de energía requerida en la constante oxigenación de la oximiglobina de los haces de fibras musculares en el momento de contraerse y requieren mayor velocidad en el volumen de flujo sanguíneo, factores que contribuyen en mayor demanda de glucógeno y regulación de la temperatura interna de la canal durante los cambios bioquímicos postmortem. Este mismo autor mencionó que existe una estrecha relación entre el nivel de estrés, sobre el sistema inmunológico de los corderos previos al sacrificio, esto significa que los corderos están expuestos a que se produzca una invasión microbiana.

Transporte de los Animales.  Eltrasporte prolongado, el mal manejo en el embarque y desembarque desde la granja al matadero son etapas que generan altos niveles de estrés en los animales, provocando pérdidas económicas relacionadas con decomisos por contusiones de diferente grado en las canales, mortalidad animal, bajo rendimiento de la canal y menor categorización en la clasificación de las canales (Romero y Sánchez, 2012).

Gallo y Tadich (2008) mencionaron que el tiempo de transporte prolongado aumenta las pérdidas de peso vivo entre el 1.5 y 9% debido principalmente a la defecación y emisión de orina.

Guerrero et al. (2013), reportaron que la carne de los animales con 3 h de transporte fue más tierna y palatable que los animales con mayores horas de viaje (figura 2).

Transporte de Animales | transportemercanciasblog

Figura 2. Trasporte de ovinos previos al sacrificio.

Tiempo de Reposo. Mantener a los borregos en corrales de descanso antes del sacrificio (figura 3), permite mejorar su resistencia en el manejo posterior, presentan adecuada cantidad de glucógeno almacenado a nivel muscular y un descenso normal de pH durante las primeras 24 horas(Dantzer y Mormède (2002). Por el contrario, si los corderos están estresados hay un descenso del glucógeno almacenado y mayor actividad de la adenosina monofosfato cíclica (AMP cíclico) en el sarcolema que rodea a la fibra muscular después de la muerte, presentan una lenta y limitada glucólisis, el pH permanece alto; 6.0 a 6.4 y el músculo refleja una menor cantidad de luz, debido a cambios estructurales miofibrilares y la carne tiene un color oscuro o púrpura, firme y seca (OFS) que pone en detrimento la apariencia de la carne en el centro comercial, tiene poca aceptación por el consumidor y el precio por kilogramo de carne disminuye hasta un 15% (Young et al., 2005; March et al., 2008). El glucógeno almacenado en el músculo de los animales sacrificados en estas condiciones se encuentra como piruvato hasta en un 2% y se escinde por el ortofosfato en presencia de Acetil Co.A y ATP (Riegel, 1999).

En la inducción de la condición de carne oscura, bajo ambientes controlados, se ha reportado que los mecanismos responsables de esta condición está regulada por la actividad de la enzima acetil Co.A y se activa por un incremento en los niveles de catecolaminas secretadas en la corteza adrenal (Apple et al., 1995). Las especies dependientes presentan una excesiva glucólisis y subsecuente formación de la condición en la carne oscura. La carne con esta característica tiene menor cantidad de oximioglobina debido al gasto de oxígeno por una mayor respiración y consecuentemente menor profundidad de O2en los músculos (Jacob et al., 2005). En los animales no estresados el sistema circulatorio provee suficiente oxígeno al organismo.

El glucógeno es una forma eficiente de almacenamiento de la glucosa. Lehninger (1991) mencionó que los líquidos corporales en mamíferos de aproximadamente 70 kg tienen un contenido energético tan sólo de 40 kcal, mientras que el total de glucógeno corporal tiene un contenido energético de más de 600 kcal aún después de ayunados por 12 horas. El glucógeno que se almacena en el hígado constituye hasta un 13 % de su peso húmedo.

Fergunson y Warner (2008) mencionaron que la cantidad normal de glucógeno almacenado en el músculo en borregos estuvo en un rango de 75 y 120 mmol por kg. Valores críticos fueron reportados 45 a 57 mmol por kg, con un pH de 5.5 a 5.6. Jacob et al. (2005); Gallo et al. (2018) mencionaron que el pH último 24 horas después del sacrificio puede ser un buen indicativo de estrés pre sacrificio en ovinos, así mismo puede ser considerado como punto crítico de control de importancia económica en las plantas procesadoras de ovinos.

Valores altos de pH; 6.17 fueron reportados en canales de corderos con 46 horas de transporte y reposados por 6 a 12 horas con acceso únicamente a agua, que aquellos corderos (pH; 6.04) transportados por 12 horas y reposados de 2 a 4 horas. Valores de pH final de 6.1 se reportaron en ovinos trasportados por 16 horas y descansados por 12 horas, todos fueron reportados como carne OFS (Carter y Gallo, 2008).

Balconi (1996); Dantzer y Mormède (2002) mencionaron que el ganado para abasto por lo menos debe dejarse descansar por un periodo de 12 horas antes del sacrificio con el objetivo de disminuir la respiración y el incremento de la temperatura del cuerpo. En México la Norma Oficial Mexicana establece que los ovinos deben dejarse reposar por lo menos 24 horas y un máximo de 72 horas antes del sacrificio. El reposo de los animales, previo al sacrificio, ayuda a disminuir la contaminación microbiana que se desarrolla del contenido gastrointestinal a la carne durante el eviscerado, facilita la estimulación eléctrica, el sangrado, la remoción de la piel y la carne presenta mejor color.

El sangrado incompleto en animales que no son reposados puede diferenciarse generalmente por la presencia de capilares y/o petequias llenas de sangre en la grasa de las canales (Swatland, 1991). También la resistencia que oponen los corderos en respuesta a la descarga eléctrica en el proceso de insensibilizado es variable. Los corderos más receptivos presentan dislocamiento de las apófisis transversas dorsales.

Figura 3. Reposo de ovinos previos al sacrificio en un rastro Tipo Inspección Federal.

Tiempos de Ayuno Pre-sacrificio. Los tiempos de ayunos prolongados (más de 24 horas), además de influir en el estrés de los animales, pueden provocar pérdidas de peso y rendimiento de la canal, que constituye importante pérdida para los procesadores de los animales para abasto (Mota et al., 2010). El rendimiento de la canal es una variable que con frecuencia se usa en la comercialización del ganado, por tanto, es un aspecto importante que deben considerar los productores y las plantas procesadoras de carne. El tiempo de espera pre-sacrificio puede afectar negativamente esta variable (Quiroz et al., 2016).

Manejo Previo en el Área de Contención. El traslado de corderos en pasillos amplios desde el desembarque hasta los corrales de espera y desde los corrales de espera al área de contención y el cajón de insensibilizado dificulta significativamente la movilidad de los corderos por retrocesos continuos y amontonamiento entre ellos ocasionando edemas visibles en las canales.

Fergunson y Warner (2008) reportaron que los corderos al ser conducidos al cajón de insensibilizado deben ser bañados con aspersores para tranquilizar a los animales, se realiza mejor el proceso de insensibilizado y el quitado de la suciedad proveniente de la defecación y emisión de orina (figura 4).

Figura 4. Conducción de ovinos al cajón de aturdimiento o insensibilizado en un Rastro Tipo Inspección Federal.

Aturdimiento o insensibilizado. Cuando se sacrifican los ovinos es esencial que se produzca de forma instantánea, un estado de inconsciencia o insensibilidad, de tal forma, que se asegure la ausencia absoluta de sufrimiento o dolor asociado con la insensibilización, enviado al cerebro por el sistema nervioso central y periférico. Este estado debe ser permanente hasta el desangrado inmediato. Gracey (1989) mencionó que el aturdimiento por choque eléctrico debe ser con voltajes de 250 voltios y 0.5-1 amperes por 3 a 5 segundos, cuando se utilice equipo automático de contención (restrainers). Si no se llevan a cabo buenas prácticas de aturdimiento en los mataderos, esto ocasiona pérdida en la calidad de la carne (figura 5).

Martínez (2016) concluyó que la aplicación de 5 segundos de electro insensibilizado con 250 volt (V) y de 0.5 a 1 ampere (A), son suficientes para que el animal quede completamente conmocionado en el momento del sacrificio e inducir la electroepilepsia durante el sacrificio, de esta forma se mantiene alta la capacidad de retención de agua y un color de la carne aceptable para el consumidor. 

Figura 5. Aturdimiento o insensibilizado de ovinos en un Rastro Tipo Inspección Federal.

Refrigeración de las Canales. El control delas temperaturas internas de las cámaras de refrigeración, humedad relativa, velocidad de aire y carga de las canales en los cuartos de refrigeración de las plantas procesadoras son importantes para evitar el acortamiento por frío, durante las 10 primeras horas de refrigeración, la temperatura interna de las canales de ovinos, no debe ser inferior a 10ºC (figura 6). Así que, debe mantenerse a no menos de 4°C durante las primeras 24 horas con una circulación de aire inferior a 1 m/s.

Figura 6. Temperatura Interna de la canal de corderos pesados durante las primeras 24 horas de refrigeración postmortem.

La grasa de cobertura o subcutánea de las canales es importante para protegerlas durante el periodo de refrigeración (figura 7) y almacenamiento de los cortes primarios antes de ser cortados al detalle en las tiendas de autoservicio y/o carnicerías.

Una temperatura más baja o mayor velocidad de aire pueden ocasionar acortamiento por frío, debido a que las membranas de las proteínas del retículo sarcoplásmico de las fibras musculares pueden dañarse (Jasper, 1979). Es bien conocido que la capacidad del retículo sarcoplásmico para captar Ca+ del sarcoplasma depende de la actividad de las moléculas de la bomba de Ca+ que se encuentra en las membranas (Eckert, 1992) (figura 8). Como resultado de este efecto se da una pérdida de control en el bombeo de Ca+, aumentando la concentración de este, lo que provoca contracciones mayores en el músculo que lo normal por el traslape extensivo de los filamentos de actina y miosina, y finalmente ocasiona un aumento sustancial en la dureza de los músculos y la carne (Honikel et al., 1983; Karl y Reiner, 1985; Ortner, 1990).

La pérdida de peso de las canales que presentaron acortamiento por frío va de 5 a 7%. La carne al cocinarse es tan insípida que es necesario su decomiso (Gracey, 1989).

Figura 8. El pequeño retículo sarcoplásmico (por el diámetro pequeño de fibras musculares) en los músculos rojos hace que se presente el acortamiento por frío en este tipo de fibras musculares, mientras que la abundancia de retículo sarcoplásmico en los músculos blancos hace que tenga una mejor capacidad de retener más iones Ca+ que los primeros y evita el acortamiento por frío (Price y Schweigert, 1977; Youling, et al., 1998).

            Youling et al. (1998), señalaron que la contracción por frío es más extensiva en músculos con mayor proporción de fibras rojas, por la cantidad de mioglobina y su reserva de oxígeno, lo que permite contraerse por periodos de tiempo más prolongados, aunado a altas cantidades de mitocondrias presentes en este tipo de fibras.

Person y Yung, (1989) mencionaron que el pequeño retículo sarcoplásmico en los músculos rojos es el responsable del acotamiento por frío, mientras que la abundancia del retículo sarcoplásmico en los músculos blancos explica el hecho de que este tenga una mejor capacidad de retener más iones Ca+ y evitar el acortamiento (Price y Schweigert, 1977). Karl y Reiner (1985); Youling y Blanchars, (1993) mencionaron que por esta característica los músculos de las canales de los bovinos, ovinos y caprinos son más susceptibles al acortamiento por frío en comparación con los músculos más claros como los de porcinos y aves.

Conclusiones

Los factores extrínsecos e intrínsecos de los ovinos son determinantes en la calidad de la carne, definida por las variables de calidad tales como; pH, capacidad de retención de agua, color, jugosidad, dureza, vida de anaquel, composición química y pérdida por cocción, características que definen la aceptación de la carne por parte de los consumidores.

Referencias Bibliográficas

Arvizu, R.R., Domínguez, I.A., Rubio, M.S., Bórquez, J.L., Pinos, Rodríguez, J.M., González, M.G. Jaramillo. 2011. Effects of genotype, level of supplementation, and organic chromium on growth performance, carcass, and meat traits grazing lambs. Meat Sci. 88:404-408.

Bernardini, D., G. Gerardi, A. Peli, C. Nanni, M. Amadori, S. Segato. 2012. The effects of different environmental conditions on thermoregulation and clinical and hematological parameters in long-distance road-transported calves. J. Anim. Sci. 90: 1183-1191.

Dantzer, R., P. Morméde. 2002. Stress in Farm Animals: A need for Reevaluation. J. Anim. Sci. 57: 6-18.

Ferguson, D.M., R.D. Warner. 2008. Review. Have we underestimated the impact of pre-slaughter stress on meat quality in ruminants?. Meat Sci. 80: 12–19.

Forrest, J.C., E.D. Aberl, H.B. Hedrick, M.D. Judge, y R.A. Merkel.1979. Fundamentos en Ciencia de la Carne. Ed. Acribia. Zaragoza, España.

Gallo, C., B. Tadich. 2008. Bienestar animal y calidad de carne durante los manejos previos al faenamiento en bovinos. REDVET. Revista electrónica de Veterinaria; 9(10B).

Gardner, G.E., Kennedy, L. Milton, J.T.Pelhick, D.W. Thompson. 1999. Glycogen metabolism and ultimate pH of muscle in Merino, first-cross and second-cross whether lambs as affect by stress before slaughter. Australian Journal of Agriculture Research. 50: 175-181.

Gökdal, O., O. Atay, H. Ülker, S. Kayaard, M. Kanter, M.D. Avila, J.J. Reeves. 2010. The effects of immunological castration against GnRH with recombinant OL protein (Ovalbumin-LHRH-7) on carcass and meat    quality characteristics, histological appearance of testes and pituitary gland in Kıvırcık male lambs. Meat Sci. 86:692-698.

Gracey, J.E. 1989. Higiene de la Carne. 8a. ed. Ed. Interamericana McGraw-Hill. Madrid, España. 521p.

Guerrero, A., V.M. Velandia, C.M. Mar, C. Sañudo C. 2013. Some factors that affect ruminant meat quality: from the farm to the fork. Animal Sci. 35(4):335-347.

Hoffman, L.C., M. Muller, S.W.P. Cloete, D. Schmidt. 2003. Comparison of six crossbred lamb types:sensory, physical and nutritional meat quality characteristics. Meat Sci. 65:1265-74.

Hopkins, D.L., P.J. Walker, J.M. Thompson, D.W. Pethick. 2005. Effect of sheep type on meat and eating quality of sheep meat. Australian Journal of Experimental Agriculture. 45: 499-507.

Jacob, R.H., D.W. Pethick. 2014. Animal factors affecting the meat quality of Australian lamb meat. Meat Sci. 96: 1120-1123.

Johnson, P.L., J.C. McEwan, K.G. Dodds, R.W. Purchas, H.T. Blair. 2005. Meat quality traits were unaffected by a quantitative trait locus affecting leg composition traits in Texel sheep. J. Anim. Sci. 83:2729-2735.

Juárez, M., Horcada, A., Alcalde, M.J., Valera, M., Polvillo, O., Molina, A. 2009. Meat and fat quality            of unweaned lambs as affected by slaughter    weight and breed. Meat Sci.83:308-13.

Kemp, C.M., P.L. Sensky, R.G. Bardsley, P.J. Buttery, T. Parr. 2010. Tenderness an enzymatic view. Meat Sci. 84:248-56.

Lambe, N.R., E.A. Navajas, C.P. Schofield, A.V. Fisher, G. Simm, R. Roehe, L. Bünger. 2008. The use of various live animal measurements to predict carcass and meat quality in two divergent lamb breeds. Meat Sci. 80:1138-49.

Lambe, N.R.,            E.A. Navajas, A.V. Fisher, G. Simm, R. Roehe, L. Bünger. 2009. Prediction of lamb meat eating quality in two divergent breeds using various live animal and carcass measurements. Meat Sci. 83:366-75.

Lawrie, R.A. 1981. Ciencia de la Carne. Ed. Acribia. Zaragoza. España. 355p.

Lima, D.M., Carvalho, F.R., Silva, F.J.S. Rangel, A.N., Novaes, L.P., Difante, G.S. 2016. Intrinsic factors affecting sheep meat quality: a review. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias. 29:3-15.

Lima, D.M., Carvalho, F.R., Silva, F.J.S. Rangel, A.N., Novaes, L.P., Difante, G.S. 2016. Intrinsic factors affecting sheep meat quality: a review. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias. 29:3-15.

Ludke, Ch.C., E.W. Nogeira, W. Bertoloni, O.A.D. Costa, G.J.D. Soarez. 2006. O Estresse no Manejo Pré-Abate e na Qualidade da Carne Suína. Documento 119.  [versão eletrônica]. Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuária. Ministério da Agricultura, Pecuária e Abastecimento. Recuperado el 3 de noviembre de 2008, de http://www.cnpsa.embrapa.br

Martínez, E.D. 2016. Calidad de la Carne de Cordero con Diferente Tiempo de Descarga Eléctrica en el Sacrificio. En el XIX Congreso Internacional de Ovinocultura. Celebrado en Metepec, Estado de México, del 16 al 18 de noviembre del 2016.

Martínez, E.D. 2020. Características de la Canal y de la Carne de Ganado Ovino. Un enfoque integrado del sistema productivo, raza, edad, madurez fisiológica, sexo, rendimiento, calidad de la canal y de la carne. Editorial Académica Española. ISBN:978-620-0-40965-2. 140 p.

Mortimer, S.I., J.H.J. Van der Werf, R.H. Jacob, D.L. Hopkins, L. Pannier, K.L. Pearce, Gardner, G.E.,Warner, R.D., Geesink, G.H., Hocking, J.E., Ponnampalam, E.N., Ball, A.J., Gilmour, A.R., Pethick, D.W. 2014. Genetic parameters for meat quality traits of Australian lamb meat. Meat Sci. 96:1016-1024.

Pearson, A.M., R.B. Young. 1989. Muscle and Meat Biochemistry. Ed. Academic Press, Inc. San Diego, California, USA. 475p.

Price, J.F., B.S. Schweigwer. 1977. Ciencia de la Carne y Productos Cárnicos. Ed. Acribia. Zaragoza, España. 452p.

Riegel, R.E. 1999. Bioquímica do músculo e do exercício físico. Ed. UNICINOS. Universidade do Vale do Rio dos Sinos. 126 p.

Romero, M.P., J.V. Sánchez. 2012. Bienestar animal durante el transporte y su relación con la calidad de la carne bovina. Rev MVZ Córdoba. 17(1):2936.2944.

Swatland, H.J. 1991. Estructura y desarrollo de los animales de abasto. Ed. Acribia. Zaragoza, España.458p.

Vitto, R., A. Delgado, J. Ciria, B.M. Asenjo. 2004. Evaluación del efecto de algunos factores intrínsecos y extrínsecos sobre el pH de canales de Bovinas en Venezuela. [versión electrónica]. Recuperado el 13 de febrero de 2007, de www.aida-itea.org/jornada37/5_calidad/4_ccanal/cal_cc13_vitto.pdf

Warner, R.D., P.L. Greenwood, D.W. Pethick, D.M. Ferguson. 2010. Genetic and environmental effects on meat quality. Meat Sci. 86:171-183.

Youling, L.X., H. Chi-Tang, F. Shahidi.1998. Quality attributes of muscle Foods. In: Post-mortem mechanism of meat tenderization. Springer Science. Dallas, Texas. Pp. 229-250.

Youling, L.X., P.S. Blanchard 1993. Fuctional properties of myofibrillar proteins from Cold-Shortened and Twaw-Rigor Bovine muscles. Journal of Food Science. 58: 720-723.

Young, O.A., D.L. Hopkins, D.W. Pethick. 2005. Critical control points for meat quality in the Australian sheep meat supply chain. Australian Journal of experimental Agriculture. 45: (5) 593-601.

Miden La Huella De Carbono En La Producción Ovina

Un equipo de especialistas de la Argentina, Perú y España logró cuantificar las emisiones totales que se producen en establecimientos ganaderos dedicados a la producción de carne de cordero y de lana. Es la primera vez que se realiza un estudio a escala regional que incluye los principales tipos de ecosistemas encontrados en los pastizales patagónicos.

Con el objetivo de brindar información relevante y necesaria para producir e incorporar productos en mercados internacionales cada vez más exigentes, investigadores de la Argentina, Perú y España midieron la huella de carbono (HC) en establecimientos ganaderos dedicados a la producción de carne de cordero y de lana. Además de reportar variaciones en los aportes de estos rubros, determinaron que entre el 75 y el 90 % de las contribuciones son generadas por la producción primaria.

De acuerdo con los resultados obtenidos en el estudio, y publicados recientemente en la revista científica Sustainability, a escala regional la huella de carbono total de cordero y lana, que incluye las emisiones producidas en los establecimientos ganaderos, el transporte y el procesamiento industrial, se incrementó de 10,64 a 41,32 kg de CO2-eq/kg para carne de cordero (carcasa) y de 7,83 a 18,70 de kg CO2-eq/kg para lana lavada y peinada.

“Es la primera vez que un estudio brinda la huella de carbono de la producción de cordero y lana en la Patagonia, medida a nivel de establecimientos ganaderos y a escala regional, donde se incluyen los principales tipos de ecosistemas encontrados en los pastizales patagónicos”, destacó Pablo Peri, investigador de la Estación Experimental Agropecuaria Santa Cruz del INTA y de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA) – CONICET.

Según Peri, la relación entre “el ganado rumiante y el cambio climático son una preocupación debido a su contribución a las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero”. Frente a lo cual resulta “necesario conocer la contribución que hace la producción primaria a los fines de poder evaluarla y adoptar medidas mitigación”, apuntó.

De acuerdo con el artículo, que tiene a Peri como primer autor y lo acompañan Yamina Rosas y Guillermo Martínez Pastur del Laboratorio de Recursos Agroforestales del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC, CONICET), Brenton Ladd, de la Escuela de Agroforestería de Universidad Científica del Sur de Lima –Perú–, Ricardo Díaz-Delgado, de la Estación Biológica de Doñana de Sevilla –España–, la contribución predominante fue la producción primaria en el establecimiento.

Los 63 establecimientos ganaderos de la provincia de Santa Cruz seleccionados para el estudio están dedicados a la producción extensiva de ovejas, principalmente la raza Corriedale, y fueron integrados en un sistema de información geográfica. Representaron del 75 al 90 % de las contribuciones, seguido del procesamiento en la industria del 2 al 15 % y las del transporte a la industria oscilaron entre un 3 y 15 %, dependiendo de la distancia de las instalaciones de procesamiento. Mientras que los valores más bajos de HC se dieron en los pastizales más productivos.

Para evaluar completamente los efectos positivos y negativos de las estrategias de mitigación sobre las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en las cadenas de producción, se utilizaron evaluaciones de ciclo de vida (ECV) para dar cuenta de todos los GEI emitidos desde todas las etapas de la producción ovina.

Las emisiones GEI, expresados como equivalentes de dióxido de carbono (CO2-eq) emitidos durante la producción de un producto dado se denomina su huella de carbono (HC) y “permite dar a los productores y consumidores una idea de su contribución al calentamiento global”, señaló Peri.

Sin embargo, la huella de carbono es una faceta de la evaluación del ciclo de vida (ECV) que se enfoca en la emisión de gases de efecto invernadero para un solo producto. El ECV no solo se refiere a productos materiales, como carne o lana, sino también aspectos como los servicios ecosistémicos y la conservación de la biodiversidad del paisaje, “lo cual queda pendiente de evaluar”, señaló Peri.

“La gestión exitosa de las emisiones de GEI del ganado es un desafío importante para la comunidad científica, el sector comercial y los responsables de definir las políticas”, dijo Peri.

Los resultados de la HC para la producción de cordero y lana del trabajo presentado “ayudan a caracterizar el perfil de emisiones de gases de efecto invernadero de los productos ganaderos en la Patagonia Austral al proporcionar una línea de base para planificar acciones de mitigación”, puntualizó Peri y agregó: “La huella de carbono se perfila como un factor determinante para las transacciones de productos ovinos entre países”.

En ese orden, el trabajo alienta a que conocer la HC proporciona un punto de referencia de emisiones contra el cual se pueden establecer objetivos de mitigación y medir el progreso, además de permitir el etiquetado de carbono de los productos alimenticios para informar las decisiones de compra de los consumidores sobre productos sostenibles.

Según señalan los investigadores, la evidencia disponible indica que el etiquetado de HC en la agricultura es una realidad emergente y muchos consumidores evaluados a través de encuestas en los Estados Unidos y la Unión Europea (aproximadamente el 65 %) estaban dispuestos a considerar a la HC de un producto al tomar sus decisiones de compra.

Dadas estas tendencias, “evaluar la HC de la principal industria de carne de cordero y lana orientada a la exportación en la provincia de Santa Cruz es relevante, ya que hasta el momento no había antecedentes en la literatura científica sobre la HC de la producción ovina en la Patagonia”, concluyó Peri.

Fuente: INTA
saladillocampo.com.ar/blog/2020/06/29/miden-la-huella-de-carbono-en-la-produccion-ovina/

CRECIMIENTO, DESARROLLO Y MADUREZ FISIOLÓGICA EN GANADO OVINO

Esmeralda Desdémona Martínez
Egresada del Programa de Posgrado en Producción Animal.
Facultad de Zootecnia y Ecología. Universidad Autónoma de Chihuahua
e-mail: desdemona_esme@yahoo.com.mx

Introducción

En Estados Unidos tradicionalmente el peso de los corderos al momento del sacrificio es aproximadamente al 60% de su madurez fisiológica (Borton et al., 2005). Estas son características de animales de talla grande, mayor peso vivo y de menor edad al sacrificio. En México se sacrifican entre el 45 y 50% de su madurez fisiológica según alimentación, raza y sexo (Martínez, 2018). Algunas razas de borregos pueden describirse como de maduración temprana y otras de maduración tardía, a una edad cronológica dada. Los animales de una raza de maduración tardía son fisiológicamente más jóvenes de mayor talla, que los animales de una raza de maduración temprana.

La producción animal obedece del crecimiento y proceso de engrasamiento, así como del entendimiento de los cambios asociados en este proceso. La velocidad de crecimiento tiene notabilidad en la eficiencia de la producción. Los animales para producción de carne con un máximo de músculo y un mínimo de grasa debe ser el principal objetivo de los productores y la industria de la carne. Este objetivo es consistente por las preferencias de los consumidores de carne magra.

Crecimiento y Desarrollo. En la gráfica 1, se presenta la curva de crecimiento de borregos según Brody, Logistic y Richards, y se aprecia que los animales llegan a su madurez fisiológica entre 320 a 350 días aproximadamente. La diferencia en el crecimiento del cuerpo (volumen, longitud, altura, circunferencia y peso) a través del tiempo es llamada desarrollo (Swatland 1991).

Gráfica 1. Curvas de crecimiento de borrego según Brody, Logistic y Richards.

La forma en el cambio del peso vivo en corderos a través del tiempo, es medida por los cambios en las proporciones de músculo, grasa y hueso, y depende de la alimentación, control y manipulación en el consumo de alimento, promotores de crecimiento, manipulación miogenética, medio ambiente, salud y bienestar animal (Parks, 1982). Los órganos y tejidos corporales (músculo, grasa y hueso) crecen a ritmos diferentes hasta alcanzar el tamaño que dicta la expresión genética (Hammond, 1971). Está claro que cuanto más avanza el animal hacia la madurez fisiológica, menores son sus incrementos de peso vivo en cualquier intervalo de tiempo.

El aumento de peso está determinado por la ingesta de alimentos más que del tiempo, y cuando el animal se acerca a la madurez fisiológica, el aumento de peso vivo disminuye en relación con el alimento que consume. También en esta etapa de desarrollo, el cartílago epifisiario de los huesos largos se calcifica u osifica (es decir, se convierte en hueso y no se produce un aumento adicional en la longitud del hueso). La cantidad de cartílago se refleja en las vértebras torácicas y lumbares de los animales jóvenes. La madurez fisiológica de las canales se evalúa por el grado de calcificación u osificación de estas áreas. También el color y la forma de las costillas, así como el color de la carne magra, se utiliza para evaluar la madurez. En la etapa de madurez fisiológica cuando cesa el crecimiento óseo y el crecimiento muscular comienza a nivelarse, la grasa continúa aumentando y sigue depositándose durante un periodo considerable de tiempo dependiendo del nivel de energía en la alimentación del ganado.

Músculo, Grasa y Hueso. La forma de la curva para el crecimiento y desarrollo de músculo, grasa y hueso se muestra en la gráfica 2, e indica que la forma de la curva para músculo y grasa son sigmoideas. Sin embargo, el hueso tiene una madurez temprana y el punto máximo de crecimiento es aproximadamente a la edad de destete. Después no muestra aumento adicional. La flecha de lado derecho de la figura 2, muestra el punto aproximado de madurez al sacrificio de los corderos. En este punto de la curva de crecimiento las canales tendrán de 45 a 48% de carne magra, 19 a 22% de grasa y 20 a 23% de hueso, variando según características propias de los animales (cuadro 1).

Gráfica 2. Curva de crecimiento posnatal de hueso, músculo y grasa.

Cuadro 1. Porcentaje total de tejidos (carne magra, grasa y hueso) de la canal de corderos de diferentes edad, alimentación, genotipos y procedencia.

ProcedenciaGenotipoAlimentaciónEdadPeso de la canal kgCarne magra %Grasa %Hueso %
MéxicoPelibuey70% concentrado y 30% forraje9 meses22.0065.0013.0022.00
Mato Grosso del Sur de BrasilSuffolk x Santa Ines60% de heno de Cynodon y 40% de concentrado.7 meses13.5052.5614.9421.14
Santa María, Río Grande del Sur de BrasilTexelSilo de sorgo y concentrado5-6 meses1955.3222.7715.04
Reino UnidoScottish Black Face x Blue Face LaicesterPastoreo6 meses16-1855.5027.6015.50
FranciaCharollaisSemi-Intensivo4-5 meses22-2458.1924.6417.30
AlemaniaTexelSemi-Intensivo6 meses22-2462.9018.2015.80
EspañaTernasco; raza AragonesaLeche materna y pienso60-80 días10-1258.9420.1120.94
EspañaPascuales; MerinoPastoreo5-6 meses13-1858.3722.1919.44
Estados Unidos (región medio oeste)DorsetBasado en granos6-7 meses32-3458.5018.5023.00

(Cortes, 2013; Oliveira et al. 2014; Grube, 2018).

Debido a la demanda de carne magra por los consumidores, lo ideal es producir canales con alta proporción de músculo y un mínimo de grasa.

Aunque la grasa dentro de los músculos (marmoleo) es un factor importante en la determinación de los grados de calidad de las canales y tiene un gran impacto en la calidad alimenticia (terneza, jugosidad y sabor) que influyen en la decisión de compra por parte de los consumidores. 

El crecimiento y desarrollo de los corderos ocurre en una secuencia definida. Así, tenemos que después del nacimiento, la cabeza, cuello y extremidades se encuentran en mayor proporción respecto al resto del cuerpo. En esta primera etapa, el peso vivo es el resultado de la mayor proporción de la estructura esquelética, en menor grado la musculatura y grasa.

Berg y Butterfield (1979) mencionaron que en esta etapa la relación músculo: hueso puede ser tan bajo como 2:1. En la segunda etapa hay una serie de cambios en la conformación corporal (pecho, nalga y lomo) y el cordero empieza a mirarse mejor proporcionado. La tercera etapa, inicia a partir de los 90 a 100 días y varía según la raza, sexo, tipo de parto y alimentación. En esta etapa se produce un ensanchamiento general del organismo e inicia la deposición de grasa subcutánea. Después crece el lomo, las espaldas, los músculos de las extremidades y profundidad de las diferentes regiones corporales.

Madurez Fisiológica. La velocidad y composición corporal es controlado por la edad cronológica, edad fisiológica, sexo, la cantidad de energía en la ración, consumo de alimento por día, estado hormonal (fotoperiodo) y tiempo de amamantamiento (Te Pas et al., 2004). Por ejemplo, durante la etapa final de crecimiento la energía es requerida para acumular mayor cantidad de grasa, más que músculo (Lawrence y Fowler, 2002). Owen (1995) mencionó que el crecimiento es medido por los cambios en el peso vivo y la retención de nutrientes por el peso vacío del cuerpo.

Sin embargo, el valor económico productivo es medido por el peso de la canal y la calidad de la carne. El peso vivo y de la canal es mucho más alto durante la fase de finalización que durante la fase de crecimiento, porque la proporción de la canal se incrementa con la madurez del animal (véase gráfica 1) y es mayor con dietas altas en concentrado que con fibra (Boggs et al., 2006). Esto como una fracción dada de tamaño corporal a la madurez y esto no significa que el acrecentamiento de tejido adiposo como grasa intramuscular sea de maduración tardía.

Grasa intramuscular, subcutánea e intermuscular. El incremento de la grasa intramuscular, subcutánea, intermuscular y de acumulo en el tejido estriado y liso cambia de acuerdo a la fase de crecimiento de los corderos. La proporción de crecimiento de los diferentes tipos de grasa de acumulo están estrechamente relacionados. El orden de la proporción es subcutáneo, intermuscular, intramuscular y de acumulo en órganos. Variando según el ímpetu de crecimiento de los músculos por expresión genética y alimentación.

La distribución de la grasa subcutánea (sobre la canal y/o grasa dorsal), intermuscular (entre los músculos), intramuscular (marmoleo) y riñones+pélvica difiere entre los cuatro depósitos de grasa en la canal, en el ganado bovino, ovino, y cerdos como se muestra en la gráfica 3.

La grasa subcutánea en el cerdo se deposita en 70% del total de grasa en la canal, 30% y 44% en bovino y ovino. La grasa intermuscular se deposita en 42% del total de grasa en la canal de bovino, 34% y 15% en ovino y cerdo. La grasa intramuscular o de marmoleo en 15% del total de la grasa en la canal de bovino, 9% y 10% en ovinos y cerdo. La grasa de riñones y pélvica representa 13% del total de la gasa en la canal de bovinos y ovinos y 5% en canales de cerdos.

Gráfica 3. Distribución entre la grasa subcutánea, intermuscular, intramuscular y pélvica renal de canales de ganado bovino, ovino y cerdo.

Crecimiento Alométrico. Por otro lado, la cantidad de DNA y el número de núcleos en el músculo son de considerable importancia en la regulación del crecimiento muscular. Las cadenas de DNA son mayores en la etapa final de crecimiento que durante el desarrollo embrionario. Estas presentan variaciones según la raza y sexo.

Rehfeldt et al. (2004) mencionaron que el crecimiento y función muscular está estrechamente ligado al suministro de nutrientes, hormonas y factores de crecimiento. La pérdida de células musculares por factores de crecimiento, inducen una muerte programada celular (apoptosis) y esta puede ser reactivada por factores de crecimiento.

La alometría es el estudio del crecimiento inherente a los cambios en la proporción del cuerpo cuando se producen incrementos de tamaño. Berg y Butterfield (1979) mencionaron que la musculatura constituye la mayor parte de la canal. Por el temprano desarrollo de los huesos y más tardíos el de los músculos. La relación en el crecimiento isogónico e isogénico de las dos regiones anatómicas en su logaritmo natural se muestran sobre los ejes X y Y de una gráfica. La ecuación escalar en la sustitución de los datos está dada por la variable respuesta Y= a + bx.

La transformación logarítmica en la ecuación del crecimiento alométrico origina una tendencia lineal con un elevado coeficiente de determinación (Lawrenece y Fowler 2002). El crecimiento postnatal del músculo esquelético ocurre primeramente por hipertrofia de la célula muscular y muestra un aumento en el contenido de DNA (Te Pas et al., 2004).

Rehfeldt et al., (2004), mencionaron que los animales con gran cantidad de fibras en el músculo de moderada medida producen una alta cantidad y calidad de carne. Durante la miogénesis en la magnitud de la división celular del músculo (karyokinesis) determina el número de fibras formadas. La hipertrofia del músculo postnatal está inversamente correlacionada con el total de fibras musculares dentro de un músculo (Rehfeldt et al., 2000). La velocidad en el crecimiento de una fibra muscular es baja cuando hay un alto número de fibras y mayor, cuando hay poco número de fibras.

Conclusiones

Es importante conocer los parámetros de crecimiento, desarrollo y madurez fisiológica del ganado ovino que se va a introducir en las unidades de producción, porque se reflejará en la proporción de músculo, grasa y hueso de las canales de los corderos para el abasto y tendrá gran repercusión en la aceptabilidad del producto durante la comercialización.

Referencias Bibliográficas

Berg, R.T. y R.M. Butterfield. 1979. Nuevos Conceptos Sobre Desarrollo de Ganado Vacuno. Ed. Acribia. Zaragoza, España. 298p.

Boggs, L.D., A.R. Merkel y E.M. Doumit. 2006. Livestock and Carcasses. An Integrated Approached to Evaluation, Grading, and Selection. 6th ed. Kendall/Hunt Publishing Company. Dubuque, Iowa. 262 p.

Borton, R.J., S.C. Loerch, K.E. McClure y D.M. Wulf. 2005. Comparison of characteristics of lambs fed concentrate or grazed on ryegrass to traditional or heavy slaughter weights. I. Production, carcass, and organoleptic characteristics. Journal Animal Science. 2005. 83: 679-685.

Cortes, L.Z. 2013. Crescimento e características da carcaça de cordeiros texel terminados em confinamento. Tesis de Maestría. Universidade Federal de Santa Maria. 73p.

Grube, L.K. 2018. The effects of sex, breed, and slaughter weight on growth, carcass, and sensory characteristics of lamb. Tesis de Maestria. North Dakota State University of Agriculture and Applied Science. 114p.

Hammond, J., Bowman, J.C., Robinson, T.J y Cambridge Students. 1971. Hammond’s Farm Animals. Ed. Edward Arnold. Londres, Inglaterra. 286p.

Lawrence, T.L.J. y V.R. Fowler. 2002. Growth of Farm Animals. 2th Edition. Cabiternational. Wallingford, Oxon. UK. 347p.

Martínez, E.D. 2018. Evaluación y clasificación de canales de corderos en el Estado de Hidalgo, México. Revista Veterinaria Argentina. Vol.  XXXV. Núm. 366. 18p.

Oliveira, E.R., F.P. Monção, A.N. Hostalácio, M.V. Dos Santos, A.R. Mendes y A.M. Araújo. 2014. Características de carcaça e de carne de cordeiros alimentados com dietas contendo diferentes genótipos de cynodon. Ciências Agrárias, Londrina, 35(4): 2563-2578.

Owen, F.N., D.R. Gill, D.S. Secrist y S.W. Coleman. 1995.  Review of some aspects of growth and development of feedlot cattle. Journal Animal Science. Sci 73: 3152-3172.

Parks, J.R. 1982. A theory of Feeding and Growth of Animals. Springer- Verlag Berlin Heidelberg. New York. 322 p.

Rehfeldt, C., I. Fiedler y C.N. Stickland. 2004. Cap. Number and Size of Muscle Fibres in Relation to Meat Production. Muscle Development of Livestock Animals. CABI Internacional. Pp.1-15.

Rehfeldt, C., I. Fiedler, G. Dietl y K.Ender. 2000. Myogenesis and postnatal skeletal muscle cell growth as influenced by selection. Livestock Production Science 66 (2), 177-188.

Swatland, H.J. 2014. Eating meat: science and consumption Culture. 5M Pub. Paperback. Guelph, Canada. 206p.

Te Pas, M.F.W., M.E. Everts y H.P. Haagsman. 2004. Cap. Physiology, Genetics and Meat Quality. Development of Livestock Animals. CABI Publishing. 411p.

Polimorfismo de genes candidatos a crecimiento en dos poblaciones de Ovinos de Pelo Colombiano

Candidate genes to growth in OPC

Jorge Noriega M1* M.Sc, Darwin Hernández H2 Ph.D, Oscar Vergara G1
Ph.D, Moris Bustamante Yánez1 M.Sc, Luz Ángela Álvarez3 Ph.D, Manuel Fernando Ariza B4 Ph.D

1 Universidad de Córdoba, Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Grupo de Investigación en Producción Animal Tropical, Montería, Colombia. 2Universidad de Sucre, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Grupo de Investigación en Reproducción y Mejoramiento Genético Animal, Sincelejo, Colombia. 3Universidad Nacional de Colombia, sede Palmira 4Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, facultad de Ciencias.
Correspondencia: jnoriegamarquez@correo.unicordoba.edu.co

RESUMEN


Objetivo. El objetivo de este trabajo fue caracterizar el polimorfismo genético de 23 SNPs ubicados en genes candidatos a crecimiento en el ovino de pelo criollo colombiano (OPC). Materiales y métodos. Se utilizaron 106 individuos pertenecientes a dos subpoblaciones OPC ubicadas en los departamentos de Cesar (CS) y Córdoba (CB), estos fueron genotipados empleando el OvineSNP50 BeadChip de Illumina®, se calcularon las frecuencias genotípicas, alélicas, la heterocigocidad observada (Ho) y esperada (He), el índice de fijación (F), los desvíos del equilibrio de Hardy-Weinberg (EHW) y un análisis de varianza molecular para estimar los valores de FST, FIS y FIT. Resultados. La frecuencia alélica mínima (MAF) varió de 0.042 a 0.491 en toda la población OPC, mientras que, en la subpoblación CS los valores variaron de 0.037 a 0.481 y en la subpoblación CB de 0.019 a 0.490. Para este estudio cuatro SNPs tuvieron MAF menor al 10% en la subpoblación CS, mientras que, para la subpoblación CB y OPC solo uno. Adicionalmente, el 47.8% de los loci
mostraron MAF≥0.10, el 36.9% presentó un MAF≥0.20, el 23.9% mostró un MAF≥0.30 y el 8.6% de los loci evaluados presentó un MAF≥0.40%. Similares frecuencias alélicas y genotípicas se encontraron en ambas subpoblaciones. La Ho promedio encontrada fue de 0.358±0.02 y el valor de He promedio fue de 0.378±0.02, con mayor diversidad CB. La mayoría de los SNPs no presentaron desvíos significativos de EHW.

Conclusión. Finalmente, los resultados obtenidos muestran que los loci estudiados presentan alta variabilidad genética, la cual es necesario conservar.


Palabras clave: Polimorfismo, OPC, frecuencias alélicas, SNPs, diversidad genética

Morfotipo de la OPC: PATRON RACIAL. Descripción de los caracteres morfológicos, fanerópticos y raciales.

RESUMEN

Variedad OPC Sudán: estos ovinos muestran una constitución maciza, buen tamaño, rústicos en extremo y buenos productores de carne; con un pelaje que va del color amarillo al bayo, encontrándose animales casi blancos, la cabeza es ancha y larga, frente ancha y redondeada, con dos depresiones detrás de los arcos orbitarios, perfil «rectilíneo semiconvexo», sin cuernos, con pelo corto y fino, piel fina y adherente, orejas cortas y lanceadas en forma horizontal, ojos grandes de color café o amarrillos, boca ancha y labios fuertes; de cuello largo, fuerte y redondeado. Los machos la mayoría de los casos presenta pelos largos desde la protuberancia occipital hasta la región de la cruz, e inferiormente desde la región faríngea hasta la entrada del pecho; no encontrándose estos pelos en las hembras, en ocasiones se hallan pedículos epiteliales (mamellas) en la región faríngea;  la región de la cruz es prominente; la línea dorsal recta, algunas ensillada; la grupa recta o ligeramente caída; la cola delgada y de inserción baja;  generalmente en la porción terminal se observa pelaje más claro; las extremidades son de tamaño medio delgadas, con buenos aplomos; posee glándulas sebáceas en el espacio interdigital, típico de los ovinos y las pezuñas son de color claro o pigmentado (Roncallo, et al, Peralta y  Bautista).

Variedad Etíope: Estos ovinos presentan un pelaje de color rojo, rojo cereza, en ocasiones tan oscuro que puede llegar al negro; generalmente la apariencia de la cabeza denota vitalidad y fuerza, es ancha, redonda y sin cuernos, de perfil convexo o semiconvexo; de orejas correctamente implantadas, de tamaño mediano, con abertura auricular hacia delante, cubiertas exteriormente con pelaje suave y desprovista de pelo en la parte interna; presentan pelos largos desde la protuberancia occipital hasta la región de la cruz, e inferiormente desde la región faríngea hasta la entrada del pecho la mucosa ocular, nasal y bucal pueden ser de color «rosado pigmentado»; de cuello corto, fuerte y ancho, correctamente unido a la cabeza y al tronco; poseen un cuerpo cilíndrico, con una ancha región de la cruz y una recta línea dorsal; también; tienen una caja torácica amplia de pecho y de profundidad, que guarda relación con la longitud; costillas arqueadas, anchas y con abdomen voluminoso, caderas fuertes y redondeadas; ancas inclinadas generalmente; extremidades fuertes, con aplomos correctos, con corvejones cortos y fuertes; pezuñas de tamaño mediano, bien formadas y de color negro (Roncallo, et al, Peralta y  Bautista).

PROTOTIPO

Tipo racial: más cárnico.

Caracteres generales: la arquitectura corporal debe responder a la imagen propia de un ovino de carne, con un aspecto claramente de línea materna; el formato general debe ser armónico y equilibrado. En los machos se acusa el predominio del tercio anterior. Animales sub hipermétricos(+) y de proporción longilínea, de perfiles ortoides a subcirtoides, que presente un conjunto armónico con aspecto de fortaleza y agilidad. Dimorfismo sexual marcado. Con un peso vivo promedio para machos de 70+/- Kg. y para hembras 45 +/- Kg.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

CARACTERIZACIÓN MORFOESTRUCTURAL DE TRES POBLACIONES DE OVINO DE PELO CRIOLLO COLOMBIANO “OPC”

Flórez, J.M.@; Hernández, M. de J.; Bustamante, M. de J. y Vergara, O.D.
Grupo de Investigación en Producción Animal Tropical. Universidad de Córdoba. Montería. Colombia.

RESUMEN

Se tuvo como objetivo evaluar la variabilidad morfoestructural de ovinos Sudán y Etiope. Esta investigación fue desarrollada la región Caribe de Colombia. Fueron evaluadas un total de 180 ovejas Etiope, Sudán Bayo y Sudán.

El análisis estadístico consistió en la estimación de estadística descriptiva, análisis de varianza (P≤0,05), análisis de componentes principales, análisis discriminante canónico y correlaciones de Pearson. Para el análisis de los datos se utilizaron los softwares InfoStat (2016I) y SPSS (19,0). En los resultados, se determinó que las Etiope poseen un menor potencial morfoestructural que las Sudán, dicha diferencia es estadísticamente significativa. Se requirieron sólo dos componentes principales para explicar el 100% de la variabilidad de los datos. Las funciones canónicas estimadas presentaron la capacidad de separar significativamente a los OPC. Además, se determinó que el grado de homogeneidad en las ovejas evaluadas no fue bajo. A partir de este trabajo, se sugiere desde la morfología que los Sudán y Etiope sean catalogados como diferentes racialmente.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

ANÁLISIS DE LA DIVERSIDAD GENÉTICA EN OVINOS (Ovis aries) ADAPTADOS AL TRÓPICO ALTO Y BAJO COLOMBIANO

Jimenez-Robayo, L.M.,Triana-Arévalo L.F., Leal-Gutierrez J.D., Sanchez-Isaza C.A., Cuellar- Gamboa G.A., Piza-Jerez A.C., Mendoza Morales L. F.

RESUMEN

• Se demostró la utilidad del diseño y desarrollo de paneles de PCR-Multiplex con 16 marcadores   tipo microsatélites (STR) para el análisis de la diversidad genética en ovinos.

• Se logro evidenciar una baja diferenciación genética entre las siete razas ovinas adaptadas al trópico alto y bajo Colombiano.

• Se evidencia el manejo reproductivo realizado, los apareamientos dirigidos y el elvado flujo genético entre ellas.

• Se observo una baja diferenciación genética entre las variedades de la raza Camuro (SD, ET, AB)

• Se destaca la importancia de realizar los estudios de caracterización genética para poder implementar planes de cruzamiento y mejora adecuados para estas razas adaptadas al trópico alto y bajo colombiano.

ESTRUCTURA GENÉTICA DE 9 POBLACIONES OVINAS ADAPTADAS AL TRÓPICO ALTO Y BAJO COLOMBIANO

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

ESTRUCTURA GENÉTICA Y CARACTERIZACIÓN MOLECULAR DE OVINOS CRIOLLOS DE PELO COLOMBIANO UTILIZANDO 14 MICROSATÉLITES AUTOSÓMICOS

Jiménez-Robayo L.M., Triana-Arévalo L.F., Cortes Gardyn O., Leal-Gutiérrez J.D., Sánchez-Isaza C.A. 2017. AICA 10: 128-134

RESUMEN

• El objetivo fue realizar el análisis de la variabilidad y relaciones genéticas de tres poblaciones de ovinos criollos de pelo colombianos con un conjunto de 14 microsatélites autosómicos (recomendados por el ISAG) en un total de 60 muestras.

•Los valores de heterocigosis esperada fueron muy similares en las tres poblaciones (≈0,72), mientras que la heterocigosis observada varió entre 0,65 en la población Abisinio y 0,70 y 0,72 en la población Etíope y Sudán respectivamente.

• La distancia genética Fst media entre las poblaciones fue baja (2.4 %), siendo la población Sudán la que mostró las distancias genéticas más altas con respecto a las otras dos poblaciones. 

• El análisis de correspondencia y los resultados obtenidos con el programa STRUCTURE mostraron una misma tendencia caracterizada por una escasa diferenciación genética entre las poblaciones Abisinio y Etíope y algo mayor de la población Sudán respecto a las otras dos.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

CARACTERIZACIÓN Y DIFERENCIACIÓN MORFOLÓGICA DE OVINOS DE PELO CRIOLLOS COLOMBIANOS EN LA REGIÓN CARIBE

 JULIO MATEO FLÓREZ MURILLO, MARCOS DE JESÚS HERNÁNDEZ PÉREZ. 2017

RESUMEN

• Objetivo caracterizar y diferenciar morfológicamente a los OPC Sudán y Etiope Este estudio fue ejecutado en cuatro departamentos de la región Caribe colombiana, con una muestra poblacional de 220 individuos.

• De acuerdo al análisis de las características morfológicas cualitativas, se encontró que los Sudán se caracterizan por ser de capa baya o blanca dependiendo de la subraza, mientras que los Etiope fueron de capa rojiza, ambos grupos raciales poseyeron mucosas de pigmentación parcial generalmente, perfiles cefálicos subconvexos y en menor proporción rectos, orejas horizontales, grupa inclinada y pezuñas veteadas.

• A través del análisis de conglomerados, se observó que los Sudán Bayo y Sudán Blanco eran más cercanos morfológicamente entre sí, respecto a los Etiope.

• En la homogeneidad de la morfología cuantitativa a nivel intragrupal, se apreció que esta era mediana tendiendo a alta, en cuanto a la armonía del modelo morfoestructural se tuvo que cada grupo racial y subraza presentaron un grado de armonía mediano-alto, lo que significa que a nivel intragrupal los OPC se asemejan entre sí.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

Caracterización Genética de los ovinos en Colombia por medio de marcadores microsatelitales.

Ocampo Gallego Ricardo José, Trabajo de grado de maestría. Universidad de Antioquia; 2014.

RESUMEN

• El objetivo de este estudio fue determinar la diversidad genética en 13 razas ovinas presentes en Colombia, utilizando un panel de 11 marcadores moleculares microsatelitales.

• Un total de 157 alelos fueron encontrados, con un rango de heterocigosidad observada y esperada de 0,444 a 0,840 y 0,672 a 0,857 respectivamente.

• El Fis promedio de las 13 razas fue de 0,078 variando entre 0,009 para la CRRD y 0,145 para la raza PCN, lo cual sugiere que entre las razas se presentan niveles bajos a moderados de consanguinidad. • Las ovejas colombianas presentaron un bajo grado de diferenciación genética entre las distintas razas (Fst= 0,039) y el análisis de STRUCTURE mostro complejos patrones de mezcla en todas las razas estudiadas.

•En términos generales las ovejas colombianas presentaron una alta variabilidad genética.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

DIVERSIDAD GENÉTICA DE OVINOS CRIOLLOS COLOMBIANOS

Vivas Ascue NJ. Trabajo de grado de maestría. Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira; 2013.

RESUMEN

•Estudiar la diversidad genética de los ovinos criollos colombianos (OCC) y evaluar si existe diferenciación genética entre los ovinos criollos colombianos de pelo variedades Etíope (CE), Sudán (CS) y Abisinio (CA), mediante el uso de 15 marcadores microsatélites. Se recolectaron muestra de 291 animales de los grupos genéticos Criolla de Lana (CL), Mora Colombiana (MC), Criollo de Pelo (CP), Hampshire (Hamp), Corriedale (Corr), Katahdin (Kath), Pelibuey (Pel), Merino Español (ME), Merino Precoz (MP), Merinofleischschaf (MF), Segureño (Seg) y Uda (UD).

    Resultados

• Según la distancia genética y el análisis bayesiano los ovinos criollos colombianos presentan diferencias con los ovinos foráneos.

• El número promedio de alelos encontrado en las variedades CL (6.20±1.48) y CP (7.27±1.39), además de los altos valores de Heterocigosidad hallados en estos grupos genéticos, supera el 75%.

• Además de los altos valores hallados en la He se encontraron valores negativos en el índice de fijación FIS que revelaron alto grado de introgresión .

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

ESTUDIO ZOOMÉTRICO DEL OVINO DE PELO CRIOLLO COLOMBIANO DE LA ZONA NORTE DEL DEPARTAMENTO DEL HUILA (COLOMBIA)

Ángel  S, Ramírez  A. 2014. AICA 4: 338-340

RESUMEN

• El propósito del proyecto fue realizar un estudio sobre las características zoométricas del ovino de pelo criollo colombiano, en el departamento del Huila que contribuya a una caracterización racial. Para ello se evaluaron 398 hembras adultas de ovinos de pelo criollo colombiano (camuras).

• Se determinó 5 medidas morfológicas a partir de las cuales se calcularon 2 índices zoométricos: corporal y proporcionalidad. Los resultados indican las medidas morfológicas para las hembras adultas las cuales fueron: perímetro torácico (82,7 cm ± 5,6), perímetro abdominal (96,1 cm ± 8,4), largo del cuerpo (66,6 cm ± 5,4), alzada (66,3 cm ± 4,8) y largo espiral (138,4 cm ± 11,1).

• Respecto a los índices zoométricos las camuras se caracterizaron por ser brevilíneas (índice corporal= 70 ± 5,8), de volumen elipométrico, y con un índice de proporcionalidad media (100 ± 7,5). Los resultados de estas clasificaciones, ratifican la aptitud cárnica de los animales.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

CARACTERIZACIÓN FANERÓPTICA Y MORFOLÓGICA DE LA HEMBRA OVINA DE PELO CRIOLLO (CAMURA) COLOMBIANA, EN LA SUB REGIÓN SABANAS Y GOLFO DE MORROSQUILLO DEPARTAMENTO DE SUCRE

MONTES, V. DONICER  MSc, MORENO, M. JAVIER  Zoot, HURTADO-LUGO, NAUDIN MSc  , RAMIREZ, U. RICARDO MSc, CELIS, E. ANNY MVZ, GARAY, O. GUILLERMO Zoot. 2013. Rev. Colombiana cienc. Anim. 5(1):104-115

RESUMEN

• Estudiar la conformación corporal de ovinos de pelo criollos (Camura), se tomó una muestra aleatoria de 311 hembras mayores a 2 años de edad.

• Las características fanerópticas y morfológicas fueron la base del estudio, evaluándose variables cualitativas como: color de la capa, pigmentación de mucosas, pezuñas y ubre, al igual que inclinación de la grupa, perfil cefálico, dirección y tamaño de las orejas, profundidad de la ubre y tamaño del cuello, las cuales se registraron en fichas de campo.

• En los ovinos de pelo criollos (Camura), predominó el color café, con mucosas nasales de tonalidades negras y oscurecidas, pezuñas marrón claro, ubre poco profunda sin pigmentación, grupa inclinada, cuello largo, perfil cefálico recto, orejas horizontales y de tamaño que varía entre pequeño y mediano. Peso corporal de 30,2 +/- 5,5 Kg.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020

CONOCIENDO NUESTRA RAZA OVINO DE PELO COLOMBIANO (OPC)

PROYECTO OPC ASOOVINOS (Soporte técnico para la valoración morfológica y propuesta de estándar racial para el Ovino de Pelo Colombiano)

Comité Técnico: M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020 ASOOVINOS

ASOOVINOS como parte de su visión y misión en el fomento de la ganadería ovina colombiana, recalca como necesidad imperiosa el reconocimiento de nuestra raza ovina de pelo como la base de la producción ovina para los climas cálidos y medios del territorio nacional haciéndose necesario su conservación y mejoramiento tanto productivo como genético siendo oportuno generar un punto de partida para que los criadores puedan mostrar avances en su desarrollo.

El objetivo general de este proyecto es generar para el ovino de pelo colombiano (OPC) una propuesta de clasificación morfológica que permita un registro genealógico de incorporación en el sistema SUREG para la definición de un estándar racial que permita su desarrollo

Los objetivos específicos de este proyecto fueron:

  • Desarrollar destrezas en la identificación visual del individuo OPC o del grupo racial OPC mediante su morfología externa (descripción y diferenciación).
  • Predecir biométricamente y zootécnicamente la posibilidad productiva de la raza OPC.
  • Acreditar los trabajos colombianos sobre caracterización genética de los individuos, parentescos y la estructura genética poblacional.
  • Estimular el registro genealógico de las poblaciones OPC.
  • Convencer a criadores colombianos sobre la posibilidad del mejoramiento genético y productivo de la raza OPC y sus bondades tanto productivas como económicas.

Con las siguientes acciones de desarrollo:

  • Identificación de rebaños que ocupen la posición de punta para el desarrollo del mejoramiento genético.
  • Convencer a los criadores de la necesidad de llevar registros productivos y de la asociatividad para darle soporte a los registros genealógicos.
  • Clasificación de los ganados para generar registro y comenzar el proceso de mejoramiento.
  • Definición de un estándar racial.
  • Llevar la raza OPC a la promoción y participación en pista y ferias.

ACREDITACIÓN DE INVESTIGACIONES COLOMBIANAS  

CARACTERIZACIÓN FANERÓPTICA Y MORFOLÓGICA DE LA HEMBRA OVINA DE PELO CRIOLLO (CAMURA) COLOMBIANA, EN LA SUB REGIÓN SABANAS Y GOLFO DE MORROSQUILLO DEPARTAMENTO DE SUCRE.

MONTES, V. DONICER  MSc, MORENO, M. JAVIER  Zoot, HURTADO-LUGO, NAUDIN MSc  , RAMIREZ, U. RICARDO MSc, CELIS, E. ANNY MVZ, GARAY, O. GUILLERMO Zoot. 2013. Rev. Colombiana cienc. Anim. 5(1):104-115.


ESTUDIO ZOOMÉTRICO DEL OVINO DE PELO CRIOLLO COLOMBIANO DE LA ZONA NORTE DEL DEPARTAMENTO DEL HUILA (COLOMBIA)

Ángel  S, Ramírez  A. 2014. AICA 4: 338-340


DIVERSIDAD GENÉTICA DE OVINOS CRIOLLOS COLOMBIANOS

Vivas Ascue NJ. Trabajo de grado de maestría. Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira; 2013.


CARACTERIZACIÓN GENÉTICA DE LOS OVINOS EN COLOMBIA POR MEDIO DE MARCADORES MICROSATELITALES.

Ocampo Gallego Ricardo José, Trabajo de grado de maestría. Universidad de Antioquia; 2014.


CARACTERIZACIÓN Y DIFERENCIACIÓN MORFOLÓGICA DE OVINOS DE PELO CRIOLLOS COLOMBIANOS EN LA REGIÓN CARIBE

 JULIO MATEO FLÓREZ MURILLO, MARCOS DE JESÚS HERNÁNDEZ PÉREZ. 2017


ESTRUCTURA GENÉTICA Y CARACTERIZACIÓN MOLECULAR DE OVINOS CRIOLLOS DE PELO COLOMBIANO UTILIZANDO 14 MICROSATÉLITES AUTOSÓMICOS

Jiménez-Robayo L.M., Triana-Arévalo L.F., Cortes Gardyn O., Leal-Gutiérrez J.D., Sánchez-Isaza C.A. 2017. AICA 10: 128-134


ANALISIS DE LA DIVERSIDAD GENETICA EN OVINOS (Ovis aries) ADAPTADOS AL TROPICO ALTO Y BAJO COLOMBIANO

Jimenez-Robayo, L.M.,Triana-Arévalo L.F., Leal-Gutierrez J.D., Sanchez-Isaza C.A., Cuellar- Gamboa G.A., Piza-Jerez A.C., Mendoza Morales L. F.


CARACTERIZACIÓN MORFOESTRUCTURAL DE TRES POBLACIONES DE OVINO DE PELO CRIOLLO COLOMBIANO “OPC”

Flórez, J.M.@; Hernández, M. de J.; Bustamante, M. de J. y Vergara, O.D.

Grupo de Investigación en Producción Animal Tropical. Universidad de Córdoba. Montería. Colombia.


Morfotipo de la OPC:

PATRON RACIAL. Descripción de los caracteres morfológicos, fanerópticos y raciales.

Articulo inspirado por PROYECTO OPC ASOOVINOS
Redacción y recursos por Comité Técnico
M.V. Maximiliano Ambrosio G. 2020