¡Corrales Para Nuestros Ovino!

Los corrales principales y la manga deben ser construidos con materiales que sean resistentes y claramente visibles.

Las construcciones para el confinamiento de los animales deben respetar la densidad recomendada para la raza, edad y estado fisiológico, y deben utilizarse elementos en la construcción, que eviten que los animales se dañen.

Además, deben brindar el espacio suficiente para que los animales muestren sus conductas normales, puedan pararse y echarse, darse vueltas. Lograr interacción social con otros animales, o por lo menos permitirles el contacto visual con el resto del rebaño.

Como recomendación general se sugiere una densidad de los corrales de 1,5 a 2 ovejas por m2 y se incrementa a 2,5 a 3 ovejas por m2 en el corral de encierro.

Las construcciones deben brindar las condiciones adecuadas de ventilación y temperatura, de acuerdo a la adaptación del animal al medio, además de permitir la limpieza adecuada de ellas.

Los pisos artificiales, deben ser no resbalosos, no abrasivos, y fáciles de limpiar y secar. En el caso de los pisos de concreto se recomienda evitar que los animales pasen todo el tiempo en ellos, ya que se pueden producir problemas podales.

Mangas, bretes u otro tipo de elementos para la sujeción de los animales deben permitir un manejo eficiente, sin daño para los animales ni los operarios. Los corrales y construcciones de confinamiento deben tener espacio suficiente para que los animales se muevan con facilidad, sin causarse daño. Se debe contar con infraestructura para aislar a los animales enfermos.

En cuanto a los galpones de esquila deben construirse y mantenerse de acuerdo a las condiciones ambientales imperantes en la región. Deben proveer condiciones de bienestar y seguridad, tanto para los trabajadores que realizan labores de esquila, como para los animales.

Un corral con manga en buen estado evitará que los animales se dañen o se pongan nerviosos.

Además, permitirá revisar y evaluar a los animales, apartarlos con facilidad, trabajar mucho más rápido y utilizar menos mano de obra.

Para la planificación de la construcción de los corrales o mejoramiento de estos se debe considerar:

Ubicación:

  • El relieve debe asegurar buenas condiciones de drenaje.
  • Se debe considerar el desarrollo futuro del área respecto de otras construcciones presentes y su influencia en el movimiento de los animales.
  • Las construcciones deben ir en armonía con el relieve natural del lugar.
  • Se debe considerar el efecto de los vientos predominantes para el control de la suciedad.
  • No se deben eliminar del sector los árboles o arbustos, a menos que sea necesario, con el fin de tener sombra y protección para los animales.

Tamaño y diseño:

  • Es necesario considerar que pequeños corrales unidos pueden incrementar el número de ovejas bajo manejo y facilitar las labores.
  • Los corrales pueden ser rectangulares o curvos, recomendándose estos últimos para facilitar el manejo de los ovinos ya que se mueven fácilmente en curvas. Por tanto, se deben evitar las esquinas para tener un tránsito rápido y fluido de los animales.
  • Una instalación tipo debería tener a lo menos un conjunto de corrales (encierro, mantención, separación por grupos), manga, romana.

El sistema de corrales va de acuerdo a los requerimientos del predio, para manejar el ganado. Según su función se distinguen:

  • Un corral de contención: Antes de la manga, este no debe recargarse, se sugiere como mínimo dejar libre un cuarto del corral. Además, se recomienda que sea de forma redonda y con una manga curva.
  • Un corral de encierro: Que se ubica normalmente al final de los otros corrales, aunque no siempre es parte del sistema y depende su forma y tamaño de la cantidad de animales que se manejan
  • Uno o más corrales de aparta: dependen del tamaño del rebaño su cantidad y tamaño.
  • En algunos casos un corral de espera.
  • A este conjunto se le implementa una manga (inmovilización) y romana.

Además, el plantel debe contar con infraestructura para aislar a los animales enfermos.

Indicaciones:

  • Las defensas exteriores deben tener una altura de 1 m y las separaciones interiores de 80 cms. Mayores o menores alturas dependerán del tipo y la agilidad de los animales presentes en el predio.
  • La distancia de separación de los postes debe considerar las características físicas del terreno y las funciones de manejo de cada corral, según la densidad de animales que deberán mantener en los distintos manejos.
  • Existe necesidad de que el eje longitudinal de la construcción sea transversal al sentido de los vientos predominantes o construirse en lugares protegidos del viento.

Consideraciones:

  • La oveja avanza más rápido subiendo que bajando.
  • La luz del sol directa a los ojos retarda el desplazamiento de los animales. Los corrales de espera que estén bajo techo deben contar con iluminación pareja y difusa, que minimice las sombras.
  • La oveja se mueve mejor hacia lugares con luz que a zonas obscuras o zonas cerradas donde no puede observar hacia delante.
  • La oveja siempre sigue a otra, por tanto, se recomienda utilizar puertas que permitan la visibilidad del animal hacia otros animales o hacia delante, por ejemplo, a la salida de la manga.
  • Idealmente los animales no deben ver a los operadores en el desplazamiento por los corrales.
  • La construcción de áreas donde los animales tendrán desplazamiento forzado debe impedir mirar hacia atrás.
  • La elección de los materiales depende de la disponibilidad de cada predio, pero deben estar libres de aristas y puntas que provoquen daño al animal y según intensidad de uso deben ser de fácil desinfección. La elección de materiales adecuados facilitará el éxito de la operación en el corral. Además, los materiales usados no deben ser pintadas con productos que contengan insumos tóxicos (arsénico, plomo, alquitrán, etc.).

Es bueno que cada corral tenga salidas hacia adelante y hacia atrás del proceso o flujo. Lo mismo vale para el repaso de cualquier lote, por ejemplo, para hacer un segundo aparte. De cualquier corral de aparte, se debe poder volver a la manga sin tener que hacer grandes rodeos, ni menos aún salir de los corrales.

Es recomendable tener una sucesión escalonada de corrales, de modo que no haya que pasar del corral más grande al más pequeño sin pasos intermedios. El ideal es ir cortando el lote en varios lotes más chicos, y trabajar solamente a los animales del lote de adelante. Una vez que se vacía el corral delantero, se deja entrar al lote siguiente. Así se induce la conducta de seguimiento que tienen los animales y a menos que se maltrate a los animales en la manga, los siguientes aceptarán de buen grado avanzar en la sucesión de encierros.

Referencias Bibliográficas

CHILE. 2004. especificaciones técnicas de buenas prácticas agrícolas para la producción ovina. Ministerio de agricultura de Chile.

Deja un comentario