Factores Favorables y desfavorables al desarrollo de los pequeños rumiantes

  1. ADAPTABILIDAD A DIFERENTES CONDICIONES AMBIENTALES

Los ovinos y caprinos, tienen un amplio rango de adaptación, presentando buenos desempeños productivos bajo condiciones climáticas favorables y extremas (arbiza, 1986; devendra, 2006).

Estas especies, se encuentran con Frecuencia en zonas con limitantes climáticas (zonas áridas y secas de baja pluviosidad, zonas bastantes húmedas y de alta altitud), terrenos escabrosos (altas pendientes y zonas montañosas) y zonas de escaza vegetación.

Basando su capacidad adaptativa, en su habilidad para utilizar fuentes ambientales levemente controladas por el ser humano y su amplio rango de termoneutralidad.

Los ovinos y caprinos, seleccionan eficientemente las partes más nutritivas de la vegetación herbácea y arbustiva, presentando un menor requerimiento de agua, debido a su habilidad para concentrar y reducir el volumen de orina, evaporación de heces y reducción de pérdidas de agua por evaporación (knights and garcía, 1997), lo que se refleja en una mayor digestibilidad de alimentos groseros ricos en fibra (flamant et al., 1982).

2 – CONSUMO DE GRAN CANTIDAD Y DIVERSIDAD DE ALIMENTOS

Los ovinos y caprinos, presentan una dieta muy variada, que les permite consumir y digerir tanto pasturas como semillas, matorrales, zarzas espinosas, vegetación arbustiva y forrajes toscos de baja digestibilidad.  así mismo, estos rumiantes presentan tolerancia a la ingestión de aguas salinas y factores anti nutricionales como los taninos, presentando una alta eficiencia para convertir fibra y alimentos lignificados.

 Gracias a su fisiología digestiva que comprende mejores hábitos de rumia (en el caso de la cabra rumia por más tiempo y posee una alta retención de los alimentos en tracto gastrointestinal) y a su micro flora ruminal rica en bacterias celulíticas.

La estrategia alimenticia de estas especies, incluye el ramoneo (arbiza, 1986), donde malecheck & provenza (1981), muestran que el 60% del promedio de la dieta de las cabras proviene de plantas arbustivas y leñosas.

Por otra parte, se observa que ambas especies responden muy bien a la suplementación, encontrando reportes de campo en países en desarrollo.

Durante la época seca (disponibilidad de forrajes de baja calidad y arvenses) que utilizan nitrógeno no proteico (urea), en combinación con otros suplementos alimenticios.

Observándose mejores desempeños en las ganancias diarias de peso de corderos y en la producción de leche por lactancia en cabras (obst et al., 1982; devendra, 1980; galina et al., 2000; haenlein and abdellafit, 2004).

3 – CAPACIDAD PARA PRODUCIR ALIMENTOS EN ZONAS INHÓSPITAS

Gracias a sus hábitos alimenticios y su adaptabilidad a climas y hábitats generalmente desfavorables para otras especies, los ovinos y caprinos tienen la capacidad de producir alimentos en zonas inhóspitas por periodos prolongados de tiempo, aportando fuentes de proteína animal para el autoconsumo en sistemas de economía familiar.

 De igual forma es importante en estas zonas la producción de lana y pelo para manufactura de ropa y cuerdas utilizadas en el transporte de productos (iñiguez, 2004).

4 – RESTAURADORAS DEL EQUILIBRIO ECOLÓGICO

Los ovinos y caprinos, son utilizados para el control de arvenses, gracias a la capacidad que tienen para consumir y digerir este tipo de materiales.

En áfrica, las cabras han sido utilizadas para limpiar zonas de matorrales, acción que permite el paso de la luz, contribuyendo al desarrollo de algunas gramíneas y a la mejora de las condiciones del suelo.

Así mismo, en diversas partes del sur este asiático, integraciones ovinos- caprinos-cultivos (coco o palma de aceite) han sido asociadas con reducidos costos en el control de crecimiento de arvenses y un incremento en la fertilidad del suelo, vía aporte de heces y orina (o`reagan and turner, 1993; pcarrd, 1994; devendra, 2004; devendra, 2006).

5 – VENTAJAS ECONÓMICAS Y DE RENTABILIDAD

Las ventajas económicas de la cría de pequeños rumiantes, se derivan de sus buenos rendimientos productivos, con bajos costos de inversión en       alimentación (convierten recursos de bajo valor como residuos de cosecha y forrajes groseros en carne, leche y pieles), adquisición y alojamiento de los animales (johnson et al., 1986).

En un estudio realizado por ismaili (1983) citado por johnson et al., (1986), en marruecos, se reporta que la venta de corderos, genera mejores ingresos, en comparación con los ingresos obtenidos por el cultivo de trigo u otros cultivos combinados.

 así mismo los productos provenientes de ambas especies, gozan de una alta preferencia de consumo en varias regiones del mundo lo cual es expresado a través de sus altos precios en el mercado (teufel et al., 1998).

6             – VENTAJAS DERIVADAS DE LOS HÁBITOS DE LAS ESPECIES

Para potencializar el rol productivo de estas especies, es importante conocer y entender aquellas características que las particularizan. A continuación, se describen las características reportadas por devendra (1980):

6.1 Tamaño pequeño:

El menor tamaño de estas especies ruminates, cobra importancia a nivel económico, ya que representa una baja inversión en el sistema productivo.

Esta condición fisiológica, facilita el manejo de estas especies, ya que ocupan poco espacio y permite que los animales alcancen el peso ideal requerido para su comercialización en menor tiempo.

6.2 Eficiencia digestiva:

Los pequeños rumiantes, tienen la capacidad de convertir alimentos groseros, en productos de alto valor nutritivo para el ser humano, así mismo se observa que en pequeñas extensiones de tierra y con un bajo nivel alimenticio las ovejas y cabras sobreviven mejor, en comparación con otras especies rumiantes.

6.3 Eficiencia reproductiva:

Presentan alta eficiencia reproductiva, reflejada en sus altas tasas de fertilidad, natalidad, partos gemelares, temprana edad a la primera monta y corto intervalo generacional.

Resistencia a enfermedades: se ha reportado tanto en ovejas como en cabras resistencia a enfermedades infecciosas generadas por helmintos y tripanosomas.

FACTORES ADVERSOS PARA EL DESARROLLO DEL SECTOR OVINO -CAPRINO

Existen diversos factores de orden histórico, social, tecnológico y cultural que son desfavorables para la potencialización de los sistemas de producción de ovinos y caprinos a nivel mundial (arbiza, 1986).

En primera instancia, debido al establecimiento desarrollo y crecimiento  de   sistemas   agrícolas   y sistemas especializados para producción de leche bovina en zonas que presentan suelos fértiles, ocurrió un desplazamiento paulatino a los sistemas de producción de pequeños rumiantes y en especial a las cabras, hacia zonas marginales caracterizados por ambientes secos y áridos ubicados principalmente en áreas tropicales (flamant et al., 1982).

 Debido a la ubicación geográfica que adoptaron los pequeños rumiantes, los sistemas productivos fueron adoptados en su gran mayoría por poblaciones       marginales, caracterizándose por tener grandes limitantes en infraestructura, equipos, experiencia en el manejo animal y asistencia técnica.

Dicha carencia de asistencia técnica es debida en gran parte, a los bajos ingresos que perciben este tipo de productores (sahlu and goetsch, 2005; Alexandre and mandonnet, 2005).

 Por otra parte, algunos productores, presentan un conocimiento limitado acerca de los hábitos y características de estas especies, presentando marcadas deficiencias en cuanto a la implementación de sistemas de alimentación y manejo reproductivo y sanitario.

De igual forma se observa un abandono e inapropiado uso efectivo de los recursos genéticos. Este inadecuado entendimiento de los sistemas de producción, conlleva a deprimir su visión holística, obteniendo como resultado un bajo potencial productivo (devendra, 1980).

 Otra de las  causas  que ha limitado el desarrollo (en particular de los caprinos), es que debido a  su ubicación e influencia en ambientes ecológicamente sensibles (con un inadecuado  control  por  parte  de los productores), han sido responsabilizadas de algunos de los procesos de desertificación de estas zonas.

 Es importante resaltar que los procesos de erosión no son responsabilidad de los animales, sino de un manejo inadecuado por parte de los productores, permitiendo escenarios de sobrepastoreo (flamant et al., 1982¸ arbiza, 1986).

El desarrollo tecnológico de los sistemas de producción ovinos y caprinos, es limitado debido a una insuficiente base de conocimiento producto de una pobre investigación en el sector.

Esto puede ser explicado por la ubicación de la mayoría de estos pequeños rumiantes en países menos desarrollados, donde los recursos destinados a la investigación y desarrollo de este renglón pecuario, son escasos (devendra, 2006). a nivel económico, se observa que el sector ovino-caprino, en la mayoría de zonas del mundo, no es un sector organizado, caracterizándose por una ausencia del control de su producción, pobre organización del mercado, carencia de apoyo gubernamental y de acceso al crédito (devendra, 1980; arbiza, 1986).

Deja un comentario