La pododermatitis o gabarro es una enfermedad infecciosa en nuestro ovinos.

Causada por dos bacterias Dichelobacter nodosus y Bacteroide necrophorus, esta enfermedad se manifiesta a través de la inflamación de las pezuñas, acompañada de pus bastante olorosa y fétida, causa dolor intenso y deteriora gradualmente las pezuñas, en la época de lluvias se vuelve más intensa esta enfermedad y como resultado grabe podría afectar el hato completo al ser contagiosa.

Uno de los signos mas preocupantes es el bajo consumo de alimentos ya es que es muy doloroso para los animales el traslado entre las pasturas, también disminuye los índices de producción y fertilidad, a su vez incrementa los costos de producción por las compras de medicamentos y atención veterinaria.

Algo importante de destacar es que este tipo de enfermedades se pueden prevenir teniendo un manejo correcto en la alimentación, nutrición apropiada y saneamiento completo tanto en corrales como en las instalaciones en general.

Es importante tomar en cuenta estos factores que aumentan la pododermatitis o gabarro, una excesiva humedad en la época de lluvias, áreas sucias y enlodadas, al conocer estos datos es importante que trabajemos en nuestras granjas acondicionando estas áreas con adecuados drenajes y retenciones de agua.

Manejo preventivo para esta enfermedad

es necesario revisar áreas de pastoreo evitando que existan grandes áreas de sombra que evitan la evaporación de agua en la tierra, también podemos rellenar el suelo en caso de confinamiento con arena para la filtración de agua, además revisar periódicamente las pezuñas, aunque nuestros animales tengan menos de 4 meses de vida.

  • La manera para tratar la pododermatitis o gabarro es separando los animales enfermos del resto por los menos a una distancia entre los 12 a 15 metros o prácticamente llevarlos al lote de cuarentena.
  • Recortar y limpiar por dentro las pezuñas de una manera suave para evitar la intensidad del dolor.
  • Limpiar con algún antiséptico recomendado por un veterinario para la limpieza y desinfección de las pezuñas.

En casos severos y bajo el diagnostico de un veterinario se podría llegar a aplicar un antibiótico como penicilina, oxitetraciclina, estreptomicina entre otros, las cantidades para administrar varían de acuerdo a muchos factores entre ellos peso, nivel de gravedad de la enfermedad y las indicaciones propias del producto, pero recordamos que esto es con el criterio de un médico veterinario para la administración y diagnóstico.

Algunos especialistas recomiendan una solución de sulfato de cobre y zinc que van del 2 hasta el 5% de concentración y dejándolo reaccionar en las pezuñas del animal hasta 10 minutos en un pediluvio el cual se recomienda que tenga mínimo 12 cm de altura para que cumplan la función de mantener totalmente sumergida las pezuñas.

En resumen, es importante no tener humedad, encharcamiento en los corrales, comedero y bebederos, también mantener un constante cambio en las camas de nuestros animales, se recomienda un constante monitoreo de pezuñas por lo menos una vez al mes y por último antes de iniciar la temporada de lluvias utilizar el pediluvio con la solución antes recomendada.

Deja un comentario